Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiat Panda 100 HP, un deportivo nada convencional

No se deje engañar por su tamaño. Este utilitario es todo un deportivo. Es el Fiat Panda 100 HP, una versión que hace referencia a su motor de 100 caballos. Y es que esta fuerza no es nada despreciable cuando están bajo un capó tan pequeño.
Lo más sorprendente son los 185 kilómetros hora que puede alcanzar este pequeño 'misil' del asfalto. Pero lo mejor es que esta apetecible versión del Panda pone la deportividad al alcance de muchos usuarios por un precio que arranca en 12.000 euros.
Su nuevo paragolpes delantero y una nueva suspensión rebajada denotan que no es un Panda cualquiera. Además, esta nueva versión elimina las barras del techo y se le añaden llantas de aleación de 15 pulgadas, cristales tintados y pinzas de freno. Por si fuera poco, los faldones laterales y el alerón elevan su aire deportivo.
Pero el exterior no es lo único que diferencia a este Panda de sus predecesores. En el habitáculo, el salpicadero negro con detalles cromados, el volante de piel y unos asientos más grandes y con mayor sujección lateral, le dan un aspecto urbano y elegante.
Para los que gustan de la conducción deportiva, este modelo cuenta con el interesante botón 'Sport', que modifica el tacto de la dirección incrementando la respuesta del acelerador. Todo pensado para quienes gustan de otro estilo al volante.
En el apartado técnico, la caja de cambios manual de 6 relaciones es algo inusual en este tipo de vehículos. Además, los grandes neumáticos y la estructura plana anulan el balanceo del vehiculo, garantizando ademas un paso por curva rapido y preciso. Por si fuera poco, para adaptar el coche al aumento de su potencia, Fiat ha realizado cambios en la suspensión y en los frenos, que ahora son de disco delante y detras.
Sus dimensiones no sólo son una ventaja a la hora de desenvolverse por zonas urbanas o al aparcar, sino que, al ser muy estrecho, las carreteras de montaña se convierten en autopistas en las que encontrar la mejor trazada es un juego de niños.