Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

GSX-R600 y la GSX-R750, dos fuera de serie

Suzuki presenta en exclusiva dos de los modelos más deseados por los aficionados a las

motos deportivas: la GSX-R600 y la GSX-R750. Ambas son la continuación de la

mítica GSX-R, la primera réplica auténtica de las motos de carreras que apareció en el

mercado hace más de 20 años.
El corazón de estas nuevas Suzuki GSX-R es un motor de 4 cilindros que incorpora un segundo inyector en cada cuerpo de inyección, para aumentar la potencia a altas vueltas.
El motor de la GSX-R600 ofrece 125 caballos, mientras que su hermana mayor la 750 alcanza los 150 caballos de potencia máxima.
Estos potentes y ligeros motores de las nuevas Suzuki disfrutan de un sistema de inyección electrónica de doble mariposa SDTV para ofrecer una respuesta más suave y sin vacíos, un gran par motor a bajo y medio régimen y unas emisiones más reducidas. Las válvulas de admisión y escape están construidas en titanio, el material más resistente y ligero, y permiten un aumento de la compresión hasta alcanzar un elevado 12,8:1.
Las GSX-R utilizan un sistema de escape SET con válvula controlada por un servomotor que la abre o la cierra, adaptando el tubo de escape al régimen de giro. Las Supersport de Suzuki también estrenan un radiador trapezoidal altamente eficaz basado en los de las motos de competición.
El cerebro de las nuevas Suzuki GSX-R es un potente sistema digital con enorme potencia, que controla la inyección de carburante para ofrecer una eficacia y rendimiento sobresalientes. Este sistema dirige el selector de mapa de gestión de motor, exclusivo de Suzuki y conocido por S-DMS, que permite al piloto seleccionar uno de los tres mapas de potencia del motor disponibles, para adaptarlos a sus preferencias o a las condiciones de la carretera.
El chasis de las nuevas GSX-R está construido en una aleación de aluminio de gran rigidez. Su diseño, con un largo basculante y una corta distancia entre ejes de tan sólo 1.400 mm, ofrece la mayor precisión a altas velocidades en circuito y gran seguridad a velocidades de carretera. Las suspensiones son totalmente regulables y ofrecen un recorrido de 130 mm en la rueda trasera y 120 mm en la rueda delantera. Al igual que las motos de competición, las GSX-R tienen las estriberas ajustables en tres posiciones para adaptarse a las preferencias de cada piloto. El freno delantero cuenta con discos de 310 mm y usa bomba y pinzas de anclaje radial para las frenadas más radicales en circuito.
El sistema de iluminación frontal consta de un proyector central para la luz de cruce y de dos multirreflectores para las luces largas, consiguiendo una visibilidad impecable. La luz trasera es de tipo LED, sin problemas de durabilidad.
Por lo que respecta a la instrumentación, las Suzuki GSX-R equipan un tacómetro analógico y una pantalla LCD con indicador digital de la marcha engranada. A los habituales testigos, se añade un LED programable de régimen máximo.
Ya sólo te queda elegir cuál es la tuya: la GSX-R600 o la GSX-R750.