Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Heidfield, probador de lujo en la factoría BMW

Bienvenidos a una de las fábricas de donde salen algunos de los vehículos más deseados del mercado. Nos encontramos en la factoría de BMW en Munich, uno de los cerebros mecánicos del gigante alemán. Tanto es el prestigio de esta factoria que el piloto de la Fórmula 1, Nick Heidfield, no dejó escapar la oportunidad de visitar la fábrica.
Y es que antes del compromiso en Turquía, Heidfield ha querido dar las gracias en persona a todos los empleados que regularmente ven las carreras y siguen la progresión de la escudería en todo el mundo. Hasta este momento, BMW ocupa la segunda posición en el mundial de constructores de F1. Mientras que su compañero en la escudería, Robert Kúbica, esta colocado  tercero en la clasificación de pilotos. Momentos de gloria para una marca que avanza sin prisa pero sin pausa.
Si el equipo BMW Sauber se encuentra en esta magnífica situación en este mundial es gracias al trabajo de laboratorio que realizan los ingenieros de la firma. Un trabajo de precisión que se prolonga a los modelos que encontramos en nuestras carreteras y que, como ven, no se puede dejar en manos de cualquiera.
Después del ensamblaje robotizado llega una de las fases más deseadas para los probadores de vehículos. Una rutina que esta vez dejaron en manos de Heidfield. Pero la cosa no sólo quedó en una visita oficial, también fue el momento para demostrar que dónde destaca un piloto de este nivel es a a los mandos de un Fórmula 1. La sorpresa del personal de la fábrica fue mayúscula, ya que Heidfield se preparó para lo imposible: pilotar un monoplaza que es capaz de alcanzar una punta superior a los 300 kilómetros hora en el interior de una fabrica. El resultado, ya lo están viendo.
Una demostración de pilotaje que hizo las delicias de los empleados. Y es que no todos los días se pueden contemplar las maniobras de un Fórmula 1 despues de haber comido.
Trompos, acelerones, grandes derrapajes, desde luego esperamos que estas aparatosas maniobras no las realice durante el próximo Gran Premio de Turquía.  Visto lo visto, parece que los neumáticos Bridgstone lo aguantan todo. Pero ¿conseguirá Heidfield mantenerse en la primera línea del mundial? Veremos si esta es la confirmacion que todo el mundo busca.