Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lamborghini GT263, veneno para el asfalto

Exclusividad, diseño y radicalidad. Esto es lo que ofrece Lamborghini por 3 millones de euros. Un coche del que sólo se fabricarán 3 unidades, las cuales ya están todas vendidas. Veneno para el asfalto.

Sin duda, el Veneno es el mejor coche fabricado en la historia de Lamborghini, un “carreras-cliente” homologado para la calle. Lugar en el que difícilmente se podrá ver ya que los dos americanos y el árabe que ya lo han adquirido, es casi seguro que lo guardarán en sus garajes bajo siete llaves.

Como suele ser habitual, el nombre Veneno se basa en el mundo de la tauromaquia, y en este caso fue uno de los morlacos más fuertes, agresivos y rápidos que se recuerdan. Además, es tristemente famoso por herir de muerte en 1914 sobre la arena de la Plaza de Sanlúcar de Barrameda, al torero José Sánchez Rodríguez.

Su aspecto es de coche futurista, gracias a sus aditamentos aerodinámicos y grandes alerones capaces de generar más carga que un coche de carreras.

Bajo el capó, y en posición central, encontramos un motor V12 con 6,5 litros de capacidad y 750 CV. El mismo propulsor que utiliza el Aventador, pero con mejoras en la termodinámica y el régimen máximo de giro.

Sus prestaciones apabullan. Y no es para menos, ya que acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 355 km/h. Sí, habéis oído bien: 355 km/h.

El interior es similar al de una nave espacial. El alcántara y la fibra de carbono son los materiales predominantes, y destacan los asientos tipo baquet con un diseño espectacular.

Así es el coche más caro del mundo. Un vehículo que automáticamente ha pasado a la historia del automovilismo. Simple y llanamente espectacular.