Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Mazda CX-7 introduce una filosofía nueva

Ha sido concebido con la idea de alterar la jerarquía vigente en el segmento de los todos caminos puros. Y su física anticipa la nueva filosofía que ha adoptado Mazda en la fabricación de vehículos dedicados al ocio. Se llama CX- 7, tiene capacidad para cinco adultos y ya se venden con unos precios que arrancan en 30.800 euros.
Los cambios en su imagen exterior afectan sobre todo a la parte frontal que ha recibido molduras cromadas en la parrilla y en los paragolpes. Además, este modelo ahora se comercializa con tres nuevos colores para la carrocería: aluminium, stormy blue y sparkling black. Tres tonalidades que acentúan a su valor deportivo.
Al igual que la primera generación, el CX-7 de 2010 se ha desarrollado a partir del concepto MX Cross Sport, un estilo que se concreta con una silueta muy redondeada y que culmina con una excelente aerodinámica que vive gracias a un coeficiente de tan solo 0,34.
El habitáculo es el concepto que más remodelaciones ha experimentado. La consola presenta una distribución mucho más ingeniosa, mientras que desde su volante multifunción se pueden manejar las opciones de audio, conexión bluetooth y navegación.
Otra de sus ventajas es que gracias a su altura total, casi 1,7 metros, la posición del conductor es más elevada. Sin duda, una característica vital a la hora de circular entre el denso trafico urbano.
El desarrollo mecánico de CX- 7 se ha confiado a un motor diesel que está basado en una de las variantes del modelo 6. Aunque su rendimiento es bastante más contundente. Entrega 173 caballos de potencia, tiene tracción total conectable y emplea una transmisión manual de seis relaciones.
Sus diferencias prestacionales con respecto a la versión de gasolina se solapan con uno de los consumos más ajustados de su categoría.
Gasta 7 litros y medio de combustible a 100 Km recorridos, aunque esta condición no es impedimento para que el CX-7 pueda rodar con soltura a velocidades superiores a 180 Km/hora.
Es consistente, tiene temperamento y es una apuesta segura en el segmento de los automóviles diseñados para disfrutar del tiempo de ocio.