Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

McLaren 650S, de 0 a 100 en 3 segundos

Al fin pudimos sentarnos a sus mandos, pulsar el botón de start, guardar el techo en el pequeño maletero en 17 segundos y comenzar a disfrutar de su espectacular sonido.

El 650 es uno de los superdeportivos más ligeros del mercado. Pesa 1.330 kilos gracias, sobretodo, a su chasis monocasco de fibra de carbono y esto se deja notar en su comportamiento, tan directo como asequible en cualquier circunstancia.

Su motor es un 3.8 litros biturbo con 8 cilindros que rinde una potencia de 650 CV. Este propulsor es de lo más rápido del mercado, y su patada es brutal.

Alcanza 333 km/h, es capaz de pasar de 0 a 100 en 3 segundos, y de 0 a 200 en 8,4...un segundo más rápido que el mítico McLaren F1.

En materia tecnológica, el 650 S monta un air brake evolucionado. Ahora no sólo entra en funcionamiento cuando frenamos fuerte, sino también cuando pasamos por un rasante y el coche tiende a elevarse. Además, en la recta actúa a modo de DRS ofreciendo la mínima resistencia al aire.  

Fue una pena no haber podido probar esta máquina en un circuito, porque a decir verdad, cualquier carretera se le queda pequeña. Las rectas se consumen en segundos y el agarre lateral da, literalmente, miedo.

Pero ya era hora de regresar, y dejar el coche. Sin duda, el momento más duro de la prueba. Y es que no todos los días se puede disfrutar del que, a nuestro parecer, es el mejor deportivo del mercado. ¿Su precio? Pues visto lo visto no nos parece caro: ni más ni menos que 264.000 euros.