Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Mercedes SLK de 1996 renueva su imagen

El conocido y popular Mercedes SLK llevaba en el mercado desde 1996. Pero ahora ha cambiado de nombre para adaptarse a las nuevas nomenclaturas de la marca. Y en este momento y si queremos este biplaza cabrio tendremos que preguntar en el concesionario por el SLC.

El modelo ha recibido un buen cambio de imagen. Se han modificado los paragolpes, la parrilla y dispone de un nuevo sistema de escape. En cuanto a las ópticas, el led será el encargado de proporcionar la visibilidad a este coupe-cabrio. Además, la calandra delantera recibe las inserciones tipo diamante ya vistas en otros coches de la marca.

En el interior todo ha cambiado y el SLC ha recibido una nueva instrumentación, mejores en los materiales, un volante actualizado y una iluminación de ambiente más cálida.

De momento la gama de motores estará compuesta por un diésel con 204cv y dos gasolina. De estos últimos uno rendirá 184 cv y otro, firmado por AMG, 367. En los próximos meses llegará el SLC 180 con 156 cv y SLC 300 con 245, ambos de gasolina.

Una oferta en la que las mejores cifras de consumo las consigue el motor de gasoil. Y es que el SLC 250 d puede moverse con un consumo medio de apenas 4,4 litros.

Otro aspecto a tener en cuenta es que excepto la variante AMG todas las mecánicas están sobrealimentadas y parten de bloques de cuatro cilindros.

Todas las versiones vendrá equipadas con el magnífico cambio automático 9g-tronic y la excepción la protagonizaran las variantes SLC 180 y SLC 200 que lo podrán montar aunque también podremos configurarlas con cambio manual.

Las versiones más potentes contarán con el Dynamic Select de serie que es un dispositivo que gestiona la respuesta del motor, la transmisión, la dirección y la suspensión mediante la selección de diferentes modos de conducción.

Pero aún podemos hacer más divertido nuestro juguete porque podremos pedir nuestro SLC con una carrocería 10 mm más baja. Esta disminución de la altura vendrá complementada con unos amortiguadores regulables, una dirección más directa y un control de estabilidad que imita el funcionamiento de un diferencial autoblocante.

También se ha hecho especial hincapié en revisar por completo el sistema multimedia. De esta manera, el centro del salpicadero recibe una pantalla de 7 pulgadas desde los que dispondremos de conexión a Internet, reproductor de DVD, control por voz, integración del iPhone, Bluetooth y 2 tomas USB.

Y como no podía ser menos en este automóvil podremos accionar el techo retráctil de manera automática hasta los 40 km/h de velocidad. Pero la gran novedad es que no necesitaremos haber puesto previamente y de forma manual la protección de equipaje en el maletero sin la cual el techo no se plegaba.

Este roadster se convertirá sin duda en uno de los protagonistas del verano y podremos pasear la estrella del Mercedes SLC por nuestras carreteras favoritas siempre y cuando pongamos sobre la mesa los 46.000 € que cuesta la versión de inicio de la gama.