Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Monterde, preparado para el Dakar 2008

Monterde afronta estas pruebas a los mandos de un espectacular Buggy Schlesser, un coche construido por el veterano piloto de esta especialidad Jean Louis Schlesser.
La máquina que pilota Monterde tiene un chasis tubular que aloja un motor de nada menos que 5,4 litros que rinde una potencia de 285 cv. Además, cuenta con una baza extraordinaria para este tipo de carreras. Su escaso peso, 1.400 kilos le convierte en un coche muy ligero para afrontar las dunas del desierto, una de las zonas donde más tiempo se pierde en las grandes etapas de navegación.
El chasis, que mezcla carbono y kevlar, es muy ágil y dentro del habitáculo, el espacio para dos personas está más que ajustado. El depósito de gasolina de este buggy tiene una capacidad de 120 litros y en alguna ocasión es necesario repostar para llegar a la meta.
La velocidad punta que puede alcanzar este buggy de Monterde es de 200 km/h. Aunque en el nuevo Dakar, no será un factor importante. Este año, el castellonense que ya ganó hace años en el Rally de los Faraones ha logrado la victoria en el Rally Transoriental y una magnífica segunda plaza en el Rallye de Túnez. Un palmarés al alza para un piloto que año tra año continua con su magnifica progresion.
Monterde prepara ahora el nuevo Dakar, que tendrá etapas superiores a los 600 kilómetros durante los casi 15 dias que dure la prueba. El veterano piloto castellonense aguarda su oportunidad para brillar en una carrera mágica que esta vez, cambia de continente. Eso sí, las complicaciones geograficas y el calor seran una vez mas los rivales a batir.