Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Porsche Macan Turbo de 2016

Por las dimensiones de su carrocería está claro que hoy probamos un todocamino compacto, eso sí, con dinamita bajo el capó. Pero si nos atenemos a su comportamiento en carretera casi podríamos hablar de una berlina deportiva. Así que atentos porque os vamos a contar las novedades que trae el Macan Turbo en 2016.

No se trata de un nuevo modelo., sino de una actualización estética. Unas mejoras para acentuar, y mira que es difícil, su carácter deportivo.

Solo con echarle un vistazo ya comprobamos el buen trabajo que ha realizado la marca de Stuttgart. Y es que el nuevo Macan recibe elementos estéticos en negro en las tomas de aire, nuevo colín de escape y retrovisores Sport Design. Además, tanto en el frontal como en la zona posterior dispone de unas ópticas oscurecidas que acentúan su personalidad.

Otro de los cambios más notables es la llegada de la llantas de 21 pulgadas con diseño 911 Turbo. Enormes rodillos que permiten alojar grandes neumáticos muy necesarios para soportar el peso y la potencia de este deportivo.

Si, hemos dicho deportivo. Porque es el calificativo que mejor se adapta para describir el caminar de este Macan. Un coche mucho más equilibrado por tamaño y prestaciones que su hermano el Cayenne.

Por dentro también ha recibido varias mejoras estéticas y dispone de asientos deportivos con las costuras en diferente color y con el distintivo Turbo en los reposacabezas. Y un detalle más, en el alféizar de las puertas podremos leer con iluminación la potencia de nuestro coche.

En el nuevo Macan se ha modernizado igualmente el sistema multimedia que ahora dispone de una nueva pantalla de alta resolución de siete pulgadas. Este gadget denominado PCM llega ahora con un nuevo interfaz más intuitivo con reconocimiento de comandos táctiles. Además estará equipado con Bluetooth, USB, lector de tarjetas SD, punto de acceso Wifi, navegador en 3D e información del tráfico en tiempo real.

Por lo que respecta al puesto de mando hay que reconocer que es muy cómodo y ergonómico. Además, en el salpicadero se agradece la costumbre de la marca de ponernos un botón para cada función. De esta manera evitamos tener que navegar por incómodos menús.

Pero es en el apartado dinámico donde este Macan Turbo nos enseña todo su potencial manteniendo la mecánica con el que lo conocimos. Un maravilloso y potente V6 biturbo que rinde 400 cv. Y que, según nos dice la marca consigue consumos medios de 7,8 litros.

El cambio es automático y se trata del conocido PDK de siete relaciones con levas en el volante. Una caja muy bien escalonada que dispone de seis relaciones que no dejan escapar ninguna vuelta al cambiar. Además, añade una séptima algo más descolgada para ajustar los consumos.

El coche en su configuración de serie superará las expectativas de la mayoría de los usuarios. Pero podemos armarlo todavía más con una suspensión neumática, un diferencial trasero autoblocante y unos frenos cerámicos que dejarán al Macan Turbo convertido en una montaña rusa de sensaciones.

Las cosas buenas hay que pagarlas, de eso no hay duda. Y para disponer de este modelo de la firma alemana que quizás sea el más rápido y divertido de los SUV del mercado habrá que desembolsar 95.700 euros.