Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Porsche 911 Turbo (Parte 2/2)

Ya estamos de vuelta con la prueba del Porsche 911 Turbo, y al fin, en el escenario perfecto para sacar todo lo que lleva dentro: el circuito del Jarama. En este punto dejamos de lado la conducción tranquila, pulsamos el botón Sport Plus y desactivamos todos los controles.

Con el sistema launch control, la aceleración es impresionante, una sensación única que te hace creer que viajas en un caza en el momento en que despega de un portaaviones.

Pasa de 0 a 100 km/h en 3,4 segundos y sólo 6 más tarde ya rueda a 200 km/h.  Pero todavía hay más porque la velocidad máxima es de 315 km/h y como muestra, aquí tenéis los 255 km/h que marcaba el velocímetro al final de recta del Jarama.

Su comportamiento en pista es de libro y según nuestro piloto, es uno de los mejores coches que ha conducido en toda su vida y, sin duda, el que mejor frena. Característica que le sitúa, incluso, por encima de algunos modelos de competición.

Además este modelo ha mejorado enormemente en la entrada de los giros más lentos, y ese subviraje que tanto molestaba antes, se ha neutralizado gracias al sistema de ruedas traseras directrices.

Por su parte, en cuanto ponemos el gas para salir de la curva, el sistema PTM se encarga de proporcionarnos la mejor tracción, siempre con una grata tendencia a irse de la zona posterior.

Este comportamiento se debe en gran medida a que sus líneas están estudiadas en el túnel de viento. Aspecto que unido a sus apéndices aerodinámicos y a sus alerones activos, consiguen sacar lo mejor de este coche.

Pero todavía hay más porque monta llantas de 20 pulgadas, es 10 centímetros más ancho que un 911 convencional y las entradas de aire laterales no dejan lugar a dudas: estamos ante todo un Turbo.

El interior no ha cambiado en absoluto y sólo la denominación de esta variante colocada  en el cuadro nos hará saber que no es un Porsche más. Además, los asientos son cómodos, el habitáculo es espacioso y la vida a bordo de este modelo resulta algo muy especial.

Así rugió la última bestia de Porsche en nuestro circuito de pruebas, un modelo que nunca defrauda y que ya está a la venta desde 186.000 euros. Nosotros ya lo estamos echando de menos.