Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Probamos el Opel Meriva en Wiesbaden

Se presentó en el salón del automóvil de Bruselas a mediados del mes de enero y esta semana hemos sido los primeros en probarlo. Para ello, nos desplazamos hasta Frankfurt y, desde allí a Wiesbaden, una pequeña localidad alemana perfecta para disfrutar de este automóvil a través de sus calles y carreteras.

El Meriva más actual se distingue por la incorporación de dos nuevos motores diésel: la llegada de un cambio automático y mejoras considerables en el manual, pequeños retoques estéticos y la inclusión de un sistema multimedia muy completo.

Y es que el nuevo Meriva tiene la difícil misión de mantener el ritmo de ventas que ha conseguido este modelo. Y es que la primera generación de este pequeño monovolumen vendió más de un millón de unidades y la segunda, que nació en 2010, ya va por las 300.000.

Desde sus inicios, el Meriva se ha caracterizado por un enorme grado de modularidad, fácil acceso gracias al sistema de apertura de sus puertas y un elevado nivel de practicidad.

El interior es amplio, cómodo y cuenta con 32 huecos portaobjetos.  Además, está disponible con 12 colores de carrocería y cuatro ambientes diferentes en el habitáculo.

Con esta actualización, el Meriva añade el sistema Intellilink a su equipamiento. Una oferta que cuenta con navegador, audio, manos libres y control por voz. Y además, en el caso de tener un iPhone, podréis activar las funciones mediante Siri.

En cuanto a motorizaciones, se mantienen los propulsores de gasolina, pero Opel ha eliminado los bloques diésel anteriores introduciendo un 1.6 que ofrece potencias de 136 y 110 cv. Con este propulsor, el gasto medio de combustible se sitúa en 4,4 y 3,8 l/100 km respectivamente.

Según nos explicaron los responsables de la marca, este nuevo motor es el más silencioso de su categoría y además, gracias a unas emisiones que se sitúan por debajo de los 100 g/km, no paga impuesto de matriculación.

El nuevo Meriva conserva todos los valores que le convirtieron en un coche muy  a tener en cuenta y ahora se actualiza con mejoras en todos los aspectos. Una gama que se puede adquirir en nuestro mercado desde 16.550 euros.