Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quattroporte y Ghibli de Maserati

La pasada semana recibíamos una de esas invitaciones que no se pueden rechazar. Maserati nos ofrecía la oportunidad de probar, en exclusiva, el Quattroporte y el Ghibli en sus variantes con tracción total, y por supuesto, aceptamos con mucho gusto.

Nos fuimos hasta la estación invernal de Cervinia, en los Alpes italianos, y allí los responsables de la marca nos contaban algunos de los secretos del Quattroporte antes de comenzar una prueba exclusiva, ya que es la primera vez que dos modelos de la marca del tridente incorporan tracción total y lo hacen con toda la tecnología procedente de Ferrari.

Al día siguiente empezaba la acción. Maserati habilitaba un circuito técnico y con casi dos kilómetros y medio para que pudiéramos saborear todas las excelencias de dos automóviles con mayúsculas. Un terreno muy exigente en el que ambos vehículos mostraron toda su fortaleza.

Para explicarnos todos los sistemas electrónicos que incorporan los automóviles, contábamos con la presencia de Álex Fiorio, subcampeón del mundo de Rallyes en 1989 y colaborador habitual de Maserati.

El Ghibli S-Q4 era el primero en pasar a la acción. En condiciones normales, el coche circula con tracción trasera, pero en cuanto detecta problemas de adherencia, puede repartir fuerza al eje delantero hasta un 50%.

En estas condiciones, a 9 bajo cero, y sobre una superficie como ésta, el Ghibli transmitía al suelo toda su potencia: 410 CV de forma suave y progresiva, con total seguridad y a la vez con contundencia.

No en vano, el coche acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos y alcanza una velocidad máxima de 284 km/h. Sin duda, su excelente rendimiento nos dejaba fríos. Y atentos porque esta ha sido la primera parte de una prueba muy especial y más tarde os seguiremos profundizando en el comportamiento de dos vehículos tan exclusivos como efectivos.