Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prueba de neumáticos Kumho en Jarama

Esta semana, el fabricante de neumáticos Kumho nos prestó un juego de sus neumáticos de súper altas prestaciones para llevar a cabo una prueba muy racing. Como protagonistas: nuestra pista de pruebas, el circuito del Jarama, y uno de los GTI más eficaces del mercado.

El neumático utilizado fue el ECSTA V70A con la medida 215/40/ZR17, la monta original del Mini John Cooper Works GP, el coche más rápido que ha producido hasta el momento el fabricante británico. Un automóvil que cuenta con 218 CV, pesa poco más de 1.000 kilos y tiene comportamiento bastante radical.

El día de la prueba, la pista se encontraba en un estado delicado, el día anterior había diluviado, y el asfalto estaba sucio y resbaladizo. Pero esto no fue motivo para que nos echáramos atrás.

Los neumáticos ECSTA V70A son el producto más deportivo de Kumho, de hecho, la marca los cataloga dentro de su gama “competición”, están destinados a coches muy enérgicos, y son capaces de dar lo mejor de sí en un circuito. Además, como buen producto de alto rendimiento, estas gomas comienzan a dar muestras de toda su potencia cuando alcanzan cierta temperatura.

A partir de ese momento, el nivel de agarre es brutal, y se pueden negociar las técnicas curvas del Jarama como si estuviésemos dentro de una copa monomarca. El tiempo de reacción desde que giramos el volante hasta que se transmite al asfalto es casi nulo, y el nivel de grip lateral es altísimo. Varios puntos por encima de cualquier producto deportivo y al mismo nivel que los Michelin Pilot Sport Cup 2 que probamos en Jerez.

En las curvas más lentas, la trasera ayuda a meter en el coche en la trazada, pero sin brusquedades y con un control total. Además, la frenada es estable y fácil de gestionar, algo no muy fácil cuando llevamos un Mini GP, uno de los modelos con la trasera más suelta del mercado.

Al final de la jornada, nuestro piloto decidió dar una vuelta completa al trazado madrileño en busca de un tiempo de referencia. Buscó los límites del coche y de los neumáticos y marcó un registro de 1:57.00, un tiempazo para un modelo con poco más de 200 CV. Además, y nada más bajarse del coche, nos aseguró que las sensaciones que proporcionaban estos neumáticos, así como su agarre, estaban muy próximos a los compuestos de competición.

Así que ya sabéis, si estáis buscando unas ruedas para ir de casa al circuito y del circuito a casa con las máximas garantías, una cosa esta clara con las ECSTA V70A de Kumho no os vais a equivocar.