Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salón del automóvil de Detroit

En los últimos meses hemos escuchado noticias nada positivas sobre la ciudad de Detroit: la administración pública se declaró en bancarrota y una pequeña parte de la población emigró a otras ciudades.

Sin embargo, gigantes de la industria del automóvil como General Motors y Ford todavía conservan toda la influencia que ejercen en este sector. Por eso, el salón americano es considerado el mejor junto al de Ginebra, que se celebrará en el mes de marzo.

En el Cobo Hall, escenario de la muestra, los fabricantes más importantes del mundo enseñaron sus últimas novedades y, sobre todo, cómo será el futuro a corto y medio plazo.

Los constructores americanos jugaron en casa y pusieron en liza modelos tan espectaculares como el Corvette Z06, la variante más poderosa del Styngrade.

Sus cifras de rendimiento dejan claras sus intenciones: el motor rinde 634 CV de potencia, por supuesto es tracción trasera e incorpora un cambio automático de 8 velocidades con doble embrague.

Pero lo que más gustó al público local fue el lanzamiento del nuevo Ford F-150, el pick up por excelencia con el que los americanos realizan toda clase de labores. Es el coche más vendido en américa desde hace 32 años y ahora adquiere una apariencia más musculosa.

En esta edición del salón del automóvil de Detroit, los fabricantes asiáticos dieron la campanada. Kia, Hyundai y Toyota asombraron con la puesta en escena de algunos de sus prototipos.

El Stinger GT4 es el concept car con el que Kia pretende acceder a la categoría de superdeportivos. Está firmado por el centro de diseño que la marca coreana tiene en California y sus prestaciones son muy elevadas.

La marca anuncia una potencia de 315 CV, llantas monotuerca de 20 pulgadas y el empleo masivo de la fibra de carbono.

Toyota tampoco quiso perder la oportunidad de sorprender al mercado americano. En su stand mostró un prototipo denominado FT-1, que adelanta las líneas a seguir en sus próximos deportivos.

Según sus creadores, algunos de sus elementos están basados en el 2.000 GT que brilló a finales de la década de los 60. Emplea aerodinámica activa, cambio automático y el interior es realmente futurista. De momento, no ofrecieron más detalles técnicos. Para muchos, es el digno sucesor del mítico Supra.

Hyundai reveló en Estados Unidos el Génesis Sedán, una berlina de lujo que estará a la venta en España en primavera. Se trata de la segunda generación de este modelo y, esta vez sí, aterrizará en nuestro país.

Contará con motorizaciones diésel y gasolina y como es habitual en la marca, el precio será muy competitivo.

Otra firma que sorprendió fue Lexus con el RC, incluida su variante más deportiva. No se trata de un prototipo, sino de toda una realidad que llegará a finales de año a los concesionarios.

Lo hará en tres versiones: una con motor de gasolina, otra con propulsión híbrida y una tercera muy vitaminada con un motor que rinde 450 CV de potencia.

Hasta aquí la primera parte del salón del automóvil de Detroit. Más tarde os contaremos todo lo que presentaron marcas como Audi, Infiniti, Volvo y Acura.