Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Salón del automóvil de Detroit

Regresamos a Detroit para mostraros todo lo que ha dado de sí la edición 2014 del salón del automóvil.

Audi tiene en América uno de sus mercados más importantes y por eso no dudó en presentar un prototipo muy del gusto “yanqui”.

Fue bautizado con el nombre Allroad Shooting Brake y, aunque todo apunta a que se convertirá en un todocamino con tintes deportivos, se rumoreó que algunos de sus rasgos pertenecen al futuro TT.

Tiene propulsión hibrida, capacidad para cuatro pasajeros y, a pesar de que no facilitaron datos técnicos, confirmaron que acelera de 0 a 100 km/h en sólo 4,6 segundos.

Ya os hemos hablado antes de la principal novedad de Mercedes, el Clase C. Sin embargo, la marca de la estrella también desplegó un concept car que se convertirá muy pronto en la versión más deportiva del Clase S.

Porsche llevó hasta Detroit una de las versiones más esperadas de su nuevo 911, el Targa. Llegará a España en mayo en diferentes versiones, todas ellas con tracción total.

El accionamiento del techo de lona es eléctrico y la parte trasera está cubierta por un cristal. Una solución que sin duda, lo convierte en uno de los deportivos más bonitos del mercado.

Volvo, que triunfa en Estados Unidos, descubrió las líneas de lo que será su próximo todocamino, el sucesor del exitoso XC-90.

Se llama XC coupé concept y sigue la tendencia actual de crear coches a medio camino entre un deportivo y un todoterreno.

Una senda que abrió Infiniti con sus particulares diseños como la gama FX. Ahora en la marca japonesa están centrados en su último lanzamiento, el Q50, y una variante tan deportiva como la mostrada en Detroit. Se denominada Eau Rouge y está inspirada en la legendaria curva del circuito belga de Spa-Francorchamps.

Detroit cerró sus puertas y una vez más demostró que el sector del automóvil está más vivo que nunca. Ahora, el salón de Ginebra ya calienta motores.