Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Silverstone, todo un clásico de la F1

Nigel Mansell es uno de los pilotos más recordados por la afición. A los mandos de un Williams turbo, el británico realizó en 1992 una carrera inolvidable. Ni su compañero Ricardo Patrese ni el brasileño Ayrton Senna, sobre un Mclaren, pudieron vencerle en Silverstone. Ese mismo año, Mansell conquistó el único título mundial que posee en la Fórmula 1. 
El inglés acabó con una década sin éxitos de los pilotos locales en este mítico gran premio y sucedió a John Watson.
1993, Damon Hill lograba la victoria en Silverstone y un año más tarde, todos los aficionados recuerdan la pugna que mantuvo con Michael Schumacher, que todavía formaba parte del equipo Benetton.
Ambos pilotos se estaban jugando el título y luchaban por los 8 puntos que por aquel entonces se otorgaban al ganador de cada gran premio. El alemán lideraba la prueba pero poco a poco iba perdiendo fuelle y Hill le alcanzaba a pocas vueltas del final.
El piloto de Williams quiso superar a su rival en la primera oportunidad que tuvo pero se precipitó y ambos quedaron fuera de carrera. Fue el primer incidente que ambos tuvieron en 1994, año en el que finalmente Schumacher logró el campeonato. Hill quería repetir el éxito logrado el año anterior pero esta vez, los nervios le traicionaron. La cara de Frank Williams lo decía todo.
Este incidente sirvió para que otro inglés lograra el triunfo. Johnnie Herbert, compañero de Schumacher aquella temporada, peleó con David Coulthard hasta que el escocés fue sancionado por superar la velocidad máxima en pit lane.
Esta fue la primera victoria de Herbert, que entonces era una figura emergente del automovilismo británico. Más tarde desapareció del mapa y durante el tiempo que estuvo en la f1 y sólo consiguió dos triunfos más. Ese año David Coulthard le acompañó en el podio. Años después el escocés conquistó la victoria y actualmente es el último piloto británico en subir a lo más alto del podio.
Ahora, Lewis Hamilton es su opción más seria para devolver el triunfo a un piloto de la tierra. Coulthard no parece en condiciones de volver a repetir las hazañas de los 90 y Anthony Davidson no compite tras la retirada de Superaguri.