Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Triumph Bonneville T100

La tecnología más actual y el carácter retro se dan la mano en la nueva Triumph Bonneville T100, una máquina que todo buen motorista sueña con tener en su garaje.

Esta semana en Más Que Coches GT hemos podido disfrutar con la nueva Triumph Bonneville T100. Una versión renovada que la fábrica de Hinckley nos ha presentado para 2013 y cuyo nombre proviene del famoso Lago Salado de Utah, en el que se establecieron numerosos records de velocidad.

La Bonne renovada se presenta en tres versiones distintas: Bonneville, Bonneville SE y la T100 que os presentamos. Una gama en la que en cada una de las versiones se ha ido incrementando progresivamente el estilo retro, hasta llegar a la T100, donde se respira el auténtico estilo clásico de los 60.

Los amantes del llamado estilo vintage encontrarán su estilo perfecto en esta moto. Una combinación muy acertada que se ha conseguido gracias a detalles clásicos como sus cromados, sus falsos carburadores, las llantas radiales o sus escapes rectos estilo cerbatana.

Además, la Bonneville cuenta con una horquilla con protectores, pintura bicolor, asiento con ribete blanco, y el bloqueo de manillar separado de la llave de contacto. Una máquina de aires clásicos que está al servicio de la ingeniería del siglo XXI gracias a su motor de inyección.

En el apartado mecánico contamos con un motor bicilíndrico refrigerado por aire con cambio de 5 velocidades. Un propulsor de 865 c.c. que rinde 68 CV, suave y con una entrega de potencia muy, pero que muy progresiva.

Y a pesar de que pesa 230 kg, esta moto sorprende por su agilidad cuando se aborda una zona repleta de curvas. Comportamiento que se debe en gran medida a su acertado chasis tubular de acero que proporciona al conjunto la rigidez necesaria para saborear de una forma única cada viraje.

Y por si todo esto no fuese suficiente, la Bonneville devora y devora kilómetros gracias a su depósito de 16 litros y a su consumo de 5,1 l/100 km que nos permite rodar cerca de 300 kilómetros sin repostar.

Retro y elegante. Así es la Bonneville T100. Una auténtica clásica que está disponible desde 9.195 €, o 9.495 € si optáis por la versión bicolor que ha protagonizado este reportaje.