Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El musculoso F700 Concept

Si algo ha quedado claro en lo que va de año, es que los ingenieros de Mercedes trabajan a años vista. Piensan que los coches que habitualmente circulan por las calles ya pertenecen al pasado, y por eso de vez en cuando nos deleitan con algún prototipo de ciencia ficción. Este es el caso de F700 Concept.
Este coupé de líneas compactas y afiladas es una especie de mezcla entre el Protogina de BMW y el Essence de Infiniti, aunque los avances tecnológicos de los que hace gala su carrocería son bastante más impactantes. Lo cierto es que parece un vehiculo de fantasía. Pero es más que probable que vea la luz de aquí a tres años.
El interior del Mercedes destaca por su ausencia total de mandos y dispositivos. Todos ellos están camuflados y solo aparecen cuando son necesarios.
Casi todas las funciones del coche se activan mediante la voz y el techo puede configurarse según el estado de ánimo conductor. Además, uno de sus asientos traseros puede colocarse en forma de cama e incluso en sentido contrario al habitual. El Mercedes F700 emplea un motor de 1.8 litros, monta una caja de cambios de 7 velocidades y firma un consumo a los 100 de únicamente 5.3 litros.
Según el fabricante, disfruta de unas prestaciones idénticas a las de clase S de 270 caballos. Pero su gasto de carburante es casi la mitad. Eso es posible gracias a la utilización de una tecnología denominada Diesoto que combina las ventajas de un motor de gasolina y de otro diesel.
Acelera de 0 a 100 en solo 7 segundos y tiene su velocidad punta limitada a 200km/hora. Sin embargo, uno de los sistemas más sorprendentes de este Concept, es la centralita electrónica que gobierna el coche. Aparte de gestionar las funciones habituales, regula el balanceo de la carrocería.