Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rally histórico de Montecarlo, una cita con solera

Renault Alpine, Alfa Romeo 2000, Porsche 911 y otros muchos deportivos anteriores al año 1977 disputan esta carrera semanas después de que los World Rallye Car celebren la prueba inaugural del Campeonato del Mundo de Rallyes.

La nieve, el hielo y otras condiciones extremas nunca faltan en la cita monegasca. Al igual que antaño, los neumáticos de clavos son el aliado perfecto para todos los coches. Están permitidas ruedas con 250 clavos por neumático.
No son pruebas contra el cronómetro, pero es que el simple hecho de mantenerse en pista es todo un logro. Por supuesto las ayudas electrónicas a la conducción brillan por su ausencia, y por ello es todo un arte el contravolantear y realizar mil y una maniobras para no perder la trazada adecuada.

Además, este certamen siempre cuenta con una amplia participación española. Año tras año, más de 35 equipos de nuestro país, la mayoría formado por pilotos catalanes, compiten a lo largo de los casi 2.000 kilómetros de recorrido que dura el rally.

Siete ciudades europeas son el lugar de salida del rally histórico de Montecarlo. Los coches parten hacia el principado desde lugares como Oslo, Reims o Barcelona. El público también acude a ver esta divertida competición como si fuera el mundial y además disfruta implicándose con los participantes.

Todo tipo de coches con más de 25 años de vida están invitados al rallye. Conducir en estas condiciones tan complicadas un automóvil clásico es una experiencia muy gratificante. Los tramos de los pueblos alpinos son de especial belleza, pero siempre que se sube un poco de altura aparece el hielo y algunos sustos.

Incluso la famosa noche del Touriní tiene el mismo horario, desde las nueve de la noche hasta las dos de la madrugada. Los participantes esperan esta cita como agua de mayo cada temporada. Fíjense en el aspecto de su parque cerrado. Se trata de una convocatoria que ya quisieran muchas de las competiciones internacionales que se celebran por todo el mundo.