Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre de Clar, emocionado en la final de su hijo

La emoción y los nervios de cualquier final de ‘Mujeres y hombres’ es lo más parecido a una boda y así, lo ha vivido Juan, el padre de Clar. El hombre llegó al plató dispuesto a compartir la alegría de su hijo.  Se ha ganado el respeto de los presentes cantando y bailando con Rafa Mora, y no ha podido contener las lágrimas al ver el gran amor que existe entre Clar y su hermana.

“¡Hoy es  la final de Clar!”, aseguraba Emma García para presentar un programa especial del amor. En esta ocasión, contábamos con tres padrinos de excepción, tres novias y un solo novio esperando en el “altar”. Y como no podía ser de otra manera, el novio estaba acompañado de sus familiares. Juan, el padre de Clar y sus dos hermanas han querido acompañarle en este día tan especial. Y aunque, el tronista parecía que tenía su decisión muy clara la emoción y la intriga se apoderaron del plató.
Un Clar guapísimo bajaba las escaleras, para esperar a sus tres posibles novias en el centro del plató. Antes de que las pretendientas entraran, Emma comentó que entre dos de ellas había existido un problemilla de estilismo que pronto conoceríamos. La primera en bajar las escaleras fue Anita con un espectacular vestido blanco. La pretendienta estaba tan nerviosa como guapa y no era capaz de articular ni una sola palabra. Después llegó el turno de Niki y nada más verla, todo el mundo supo porque habían tenido un enfrentamiento fuera de cámaras. Los vestidos de ambas pretendientes eran muy similares. Ellas intentaron que el tema no fuera muy tratado en plató, pero no lo pudieron evitar.
En cualquier caso, era la final de Clar y no era un día para discusiones. Érika bajó las escaleras del plató y quedó claro que la pretendienta más correcta de Clar había decidido no entrar en conflicto con sus compañeras, ya que aunque tenía el mismo vestido en la maleta, había decidido vestirse de negro. Era un día de alegría y en cualquier fiesta no puede faltar la música. Todos se pusieron a bailar y el padre de Clar demostró que venía dispuesto a darlo todo en el día de su hijo.  
Mari Ganchillo se arrancó con su famosa  ‘Burgalesa’ y Emma no dudó en pedirle a Rafa que también se cantara algo en valenciano.  Al ex tronista, no se le venía ninguna canción a la cabeza y Juan no dudó en ponerse en pie para ayudarle a cantar. El padre de Clar se ganaba de golpe la simpatía de todo el mundo.
Como en cualquier evento de este tipo entre risa y risa, siempre hay un momento para la emoción y al recordar el momento más emotivo de Clar en el trono, cuando gritó a los cuatro vientos que su hermana era lo que más quería en este mundo, las lágrimas inundaron los ojos del padre de ambos.  Clar le pidió que no llorara porque si no él no iba a poder contenerse.  Juan explicó que había sido muy duro apartarse de su hijo cuando tan solo era un niño, pero que pronto habían recuperado el tiempo perdido. Sin embargo, era un día de fiesta y Juan no quería hablar más del tema.
Los ojos y las palabras de Clar reflejaban lo orgullo que estaba de su padre y de toda su familia. El tronista explicó que estaba muy agradecido a su padre y a su madre por la educación que le habían dado. Que la relación que con su padre aumentó cuando él tenía 17 años y que no podía negar que toda la parte buena de su carácter era herencia de Juan. Un hombre muy positivo, lleno de alegría y optimismo.  Para Clar su padre es todo un ejemplo a seguir. Es la única persona que le puede sacar los colores y que le ha enseñado lo importante que es la familia. “Él es capaz de todo por su familia incluso, a no tener él para comer para que a sus hijos no les falte de nada”, aseguró el tronista.
Emma quiso recordar que a pesar de la distancia, Arantxa y Clar tenían una relación muy especial y saber lo que la hermana de Clar tenía que decir, pero Juan quiso aclarar que si eso era así era porque él no había parado en intentar que su contacto fuera más intenso. Era un momento muy emotivo y la Julia, la mujer de Juan estaba haciendo verdaderos esfuerzos para contener las lágrimas. Sin embargo, el tiempo volvió a jugar en contra y tendremos que esperar hasta el próximo programa para saber como termina el día más especial de Clar.