Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristina se declara "sexualmente satisfecha" con Rubén y añade: "más que con otros"

Tras su precipitada final, Rubén vuelve a 'Mujeres y hombres' de la mano de Cristina. Justifica su decisión, explica su comportamiento y defiende sus sentimientos por Cristina ante las críticas. La ex pretendienta confiesa que no se fía cien por cien de Rubén aún, pero ha decidido darle su confianza porque fuera le está demostrando lo que siente.

Laura Barcelona irrumpía en el plató de 'Mujeres y hombres' mostrando mensajes muy comprometidos para Rubén. En ellos, el tronista le decía haberse enamorado de nuevo y, entre lágrimas, Laura le acusaba de mentir. Las pretendientas de Rubén reaccionaban, sobre todo Cristina, que le dio un ultimátum: si de verdad le gustaba, tenía que irse con ella. Rubén, en principio, dejó que su pretendienta se marchara sola pero, poco después, fue en su busca convirtiéndose en la nueva pareja del programa, eso sí, muy polémica.
Sonrientes y cogidos de la mano, Rubén y Cristina volvían al programa. Su amor fue puesto a prueba desde el primer minuto. El ya ex tronista intentaba justificarse: "cuando Cristina me lanza el órdago le digo que no y pienso 'va a ser una rabieta', pero cuando veo que no vuelve solo puedo pensar en Cristina. Siempre he dicho que es mi favorita", explicaba. Pero había otra pregunta: "¿Por qué no te vas en ese momento?", a lo que Rubén repetía: "Porque pienso que era una rabieta (…) No quiero que se vaya y si no quiero que se vaya una persona ¿Para qué quiero seguir conociendo a más gente?". Rubén reconocía: "A todo el mundo le viene bien alargar el trono", pero también decía que esta semana "no he hecho ningún bolo porque me he querido quedar con Cristina".
Y es que aunque aún no han decidido vivir juntos, sí es cierto que Cristina ha pasado toda la semana en casa de Rubén: "Lleva una semana en mi casa y se va a quedar también la semana que viene", explicaba él y bromeaba: "Por lo menos pagará la comida".
Tamara Gorro seguía sin creerles: "Un besito para marcar el amor", le pedía y, ante la ausencia del gesto espetaba: "Pues no me lo creo"; "Estamos hablando no me voy a pegar el lote con él", se justificaba Cristina. Eso sí, la ex pretendienta reconocía que después de todo lo sucedido: "Cien por cien no me fío de él, pero vamos poco a poco, si empezamos desconfiando mal empezamos ¿No?"
El testigo lo tomaba Virginia desde la grada que espetaba a Rubén: "Te ofrecen el trono y dejas a Cristina", pero él le desmentía tajante: "No quiero volver porque lo he pasado muy mal en el trono".
Por su parte, Tamara seguía enfrentándose a Cristina. No cree en su actitud, pero ella también se defendía: "Estoy viendo cómo está él fuera conmigo, si fuera me hace lo mismo le daré la patada, pero fuera me está demostrando que quiere estar conmigo".
Fabián coincidía con sus compañeras, pero les daba un voto de confianza: "La final de Rubén ha sido la más patética pero el resultado, de momento, es bueno. Me gustaría verte con la cabeza centrada"; "¿A mí me dices? ¡Céntrate tú primero hijo!", replicaba rauda Cristina; "Te deseo lo mejor porque me caes bien", intentaba de nuevo ser conciliador él.
Pero también el beso que se dieron fue criticado. Tanto Arturo como Miriam creían que en ese gesto no hubo la pasión necesaria: "ella no se besaba así ni con Fabián ni con Santana". Dos señoras del público expusieron su teoría: Creen que Rubén besa mal y, para desmentirlo, Cristina decía: "no besa mal"  y le besaba para despejar dudas.
Emma García anunciaba entonces que, en la final, hubo alguien que se quedó con muchas cosas que decir. En realidad, dos, Olga y Saray, las otras pretendientas de Rubén. En el vídeo que grabaron tras la salida de la nueva pareja, calificaban a Rubén como "un vendedor de humo", se mostraban muy ofendidas y dudosas de las posibilidades de Rubén con su rival, Cristina.
La elegida decidió romper el hielo: "entiendo que se hayan podido sentir mal pero entonces pero yo me fui ¿Por qué vosotras no hicisteis lo mismo?"; Saray no se sentía identificada con la situación de Cristina y Olga explicaba: "le dijiste que se fuera contigo y él no se fue porque quería seguir conociéndonos, por eso me quedé. Cuando vi que te estaba dando un beso, me fui". Entonces, desde la grada, Vicente y David atacaban a Olga por su edad y Emma, también por edad, decidía expulsarles de plató.
Pero aún faltaba algo, la disculpa y Rubén entonaba el 'mea culpa': "Les debo una disculpas en cuanto a la salida, no me pude despedir de las dos, no podía reaccionar, pido perdón públicamente, sí que es verdad cuando digo que quiero conocerlas pero cuando veo que Cristina se va es cuando me doy cuenta que me gusta Cristina más que ninguna". "Viste que te ibas o solo o con ella para quedar bien", le atacaban; "me hubiera podido quedar", se defendía él.
Pipi quiso despejar las dudas de todo haciendo la pregunta que nadie se atrevía a formular: "¿Sexualmente estás satisfecha?" y Cristina respondía: "Sí, más que con otros" y, con esta frase, la polémica quedó servida.