Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liz y Leo, la primera ducha sin ropa de 'Mujeres y hombres'

Liz no estaba dispuesta a meterse en la cama con Leo porque el tronista olía demasiado al perfume que le había regalado Daiana y le mandó a la ducha. Lo que Leo no esperaba es que Liz se metiera detrás de él para ayudarle a frotarse.

Daiana le regaló a Leo un perfume en plató porque tenía la sensación de que el tronista no olía demasiado bien. Un regalo muy comentado que ha tenido grandes consecuencias. Leo no quería que Daiana le volviera a decir que no olía bien y se echó medio bote de perfume para ir a su segunda cita con la pretendienta. El problema era que después de la cita con Daiana tenía una cita con Liz. La pretendienta estaba esperando a Leo dentro de la cama de un hotel y se dio cuenta de que el tronista venía demasiado perfumado. Leo le explicó que se había echado el perfume que le había regalado Daiana para ir a su cita y Liz le mandó a la ducha. No estaba dispuesta a meterse en la cama con un hombre que olía al perfume que le había regalado otra mujer.
Leo fue muy obediente y se metió en la ducha, lo que no se imaginaba es que Liz iba a ir detrás de él. La pretendienta le pidió permiso para entrar y el tronista no lo dudó: "Pasa si quieres". Sabemos que Liz le ayudó a Leo a quitarse el olor al perfume de Daiana y que no tenían ropa, pero ¿qué más pasó en la ducha? Una pregunta que Nagore no paraba de repetirse y que parecía no importar demasiado al resto de pretendientas.
Nada más ver la cita, Daiana ha querido dejar claro que ella es una señora , que no va a volver a alzar la voz a nadie y que en el anterior programa pidió perdón a Liz. La pretendienta no está dispuesta a volver a discutir por su colonia. Liz no ha dudado en contestarle y explicarle que ella le iba a responder cuando le tuviera que responder y que las cosas no pasan si uno no quiere, dejando claro que Leo no le puso ninguna resistencia a entrar en la ducha. Yolanda ha criticado la actitud de Liz, su alto tono de voz y que siempre mandara un mensajito al resto de pretendientas.
¿No les importa lo que ha pasado en esa ducha? Era la pregunta que se hacía la asesora del amor una y otra vez. Las pretendientas de Leo parecían estar más preocupadas por el perfume que por el hecho de que Leo se hubiera ducha desnudo con una pretendienta. Por fin, Yolanda le ha formulado la pregunta y Leo ha sido claro: "Yo me estaba quitando el perfume de Daiana y Liz entró, y me ayudó a frotarme por detrás". Eso sí, parece que Leo no se dio la vuelta en ningún momento y que hubo besos un poco retorcidos. La cara de Liz parecía reflejar otra cosa, pero ha dejado claro que no había sido su mejor cita: "En la cita sin cámaras me lo pasé mucho mejor".
Todo el mundo tenía algo que opinar y Aurora ha comentado que a Leo no le gustaban el resto de pretendientas porque no les daba besos con lengua, el tema de la ducha ya no importaba. Leo ha dicho que eso no era cierto, pero Yolanda ha hablado en nombre de su compañera Susana y ha afirmado que Leo nunca le había dado un beso con lengua. Un comentario que ha sentado fatal al tronista, quién ha pedido que Susana le aclarara eso cuando volviera. Liz ha apuntado que no entendía que dos mujeres que estaban luchando por el mismo hombre se contaran ese tipo de cosas.
La cita de Leo y Liz, tuvo una segunda parte que no fue tan pasional como la primera. Recién duchaditos y al mismo tiempo que se bebían una copita de champán, Liz le pidió a Leo que le aclarara los mensajes que había intercalado en Twitter con su ex pretendienta Erika. Liz no entendía que después de que la pretendienta le acusara de montajista y poco hombre en una entrevista, Leo le dijera que él se quedaba con lo que hablaron en su cita sin cámaras. El tema enfadó mucho al tronista, y aunque Liz no tenía la culpa, Leo decidió abandonar la cita.