Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carolina, un francés y un Ferrari

Kiko ha intentado demostrar que Carolina no era la chica que parece ser y ha contado que la vio besarse con su supuesto novio francés al bajarse del tren. Se trata del mismo chico del que sospechaban porque tenía un Ferrari. Kiko asegura que se le calló una lágrima de la decepción y que se fue a la discoteca dónde trabaja la pretendienta a buscar más información.