Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Kiko, el adiós de un tronista al que nadie cree

Kiko se ha mantenido firme defendiendo su versión y ha decidido morir matando. El tronista ha intentado desenmascarar a la mayoría de sus pretendientas y dar a entender que el programa se había sacado de la manga que tiene novia porque el verano se está terminando y con él su trono. Sin embargo, han sido sus propias pretendientas las que han puesto punto y final a su trono. Las chicas están convencidas de que Kiko tiene una relación con Desireé, su supuesta novia, y se han ido marchando una a una.

Las pruebas, las diferentes versiones y hasta los rumores han puesto a Kiko contra las cuerdas. El tronista ha tenido muchas oportunidades de reconocer su error, pero ha decidido mantener su verdad hasta el final e intentar demostrar que se estaba tramando un plan para echarle del trono porque es un tronista de verano y el verano ha llegado a su final. Kiko ha intentado desenmascarar a sus pretendientas y hacer pensar que el programa no le estaba dando la oportunidad que merece, pero no lo ha conseguido.
No se han visto fotos de besos, ni se han escuchado grabaciones telefónicas, pero las contradicciones del tronista y de su amigo Juampe, han hecho evidente para los presentes que Kiko estaba mintiendo. El redactor del programa ha desmentido que Kiko le hubiera informado de todos los detalles de su relación con Desireé y ha asegurado que el tronista le había mentido mucho más de lo que podía imaginar. Además, una foto de una cena de Kiko y Desireé, ha demostrado que en esa cena no estaba Juampe y que la versión de habían ofrecido de su relación en Salou no era del todo cierta.
Kiko estaba fuera de sí y ha parado de repetir que no estaba dispuesto a decir lo que todos querían escuchar porque estaba diciendo la verdad, y que la audiencia no era tonta y se iba a dar cuenta de que él no había incumplido las normas del programa. Emma le ha dejado claro que ellos no necesitaban inventarse nada para terminar con su trono y que si era porque era un tronista de verano, el verano todavía no había acabado. El programa ha decidido que fueran sus pretendientas la que decidieran el futuro del trono de Kiko y así lo han hecho.
La primera en levantarse de su silla ha sido Loli. La pretendienta ha querido agradecer al programa el trato recibido y ha terminado emocionándose al abrazar a Emma. Loli estaba en el programa porque Kiko le gustaba mucho y se ha marchado muy decepcionada. La pretendienta esperaba que Kiko por lo menos reconociera las cosas. Kiko ha intentado hablar con ella y demostrarle que no tenía que juzgarle por las apariencias porque él no lo había hecho con ella. Loli le ha pedido que no entrara en ese terreno porque él no tenía que darle a ella ninguna oportunidad, sino al revés.
Miriam también se ha puesto en pie porque no estaba dispuesta a estar en el plató ni un minuto más. Sin embargo, la actitud de Kiko hacía ella ha sido muy diferente. El tronista parece tener claro que se equivocó el día que aceptó a Miriam de pretendienta y que la joven lo único que quería era fama para salir de fiesta. Miriam le ha respondido y la situación se ha puesto muy tensa. Kiko tiene claro que en tan solo dos días se ha dado cuenta del tipo de pretendientas que tenía.
Carolina tampoco se ha ido de rositas. Kiko tiene claro que además de tener novio, era ella la encargada de sembrar los rumores sobre él en el hotel dónde estaban las pretendientas. Carolina le ha respondido con un golpe bajo y ha contado que el tronista le confesó en el tren que se le estaba acabando el chollo. Un comentario que ha enfadado muchísimo más a Kiko, para él ese gesto dice mucho de las personas. La situación solo podía ir a peor y Emma ha decidido despedir a la pretendienta.
Malu y Amanda eran las dos únicas prentendientas que quedaban sentadas y Kiko no ha dudado en aprovechar el barullo para pedirles que se quedaran, pero era demasiado tarde. Malu lo ha intentado, pero no ha conseguido creer en la versión de Kiko. El tronista ha sacado su mejor cara para explicarle que él sabía que era una buena chica y que le dejara demostrarle que estaba diciendo la verdad. Sin embargo, desde las gradas, Loli ha pedido a sus compañeras que tuvieran dignidad, y una nueva reacción ha llevado a Malu a tener claro que su etapa de pretendienta había terminado. Kiko se ha despedido de ella con mucha delicadeza. Lo mismo que ha hecho con Amanda. El tronista lo ha intentado, pero ha terminado quedándose sin pretendientas.
El momento había llegado. En el bando de Kiko no quedaba ninguna pretendienta y eso solo significaba una cosa, el trono de Kiko se había terminado. Sin perder la sonrisa y convencido de su verdad, Kiko no ha pedido la sonrisa y se ha despedido de todo el mundo con mucha ironía. El tronista tiene claro que el verano se ha terminado y con él su trono, y que fuera tiene a un montón de personas que le quieren y le creen. Su amigo Juampe se ha levantado y ha decidido marcharse con él.