Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Emma, a Pascual: "Me pareces un cobarde"

Pascual ha regresado al programa para confesar que mientras que estaba en el trono se estaba viendo con Mireia, una de sus pretendientas, pero ha terminado defendiéndose de las acusaciones asegurando que el programa cubre las mentiras de los tronistas.

Tras su paso por 'Supervivientes', Pascual ha regresado al plató de 'Mujeres y hombres' con la intención de contar como ha sido su paso por el concurso y explicar los motivos que le hicieron querer abandonar la aventura tan pronto. El extronista ha contado que se dio cuenta en la isla de que tenía una situación familiar problemática que debía solucionar antes de que fuera demasiado tarde y en ese momento el premio empezó a darle igual. Pascual no tenía una buena relación con sus padres y el día antes de viajar a Honduras su padre tuvo un susto con su salud y eso le hizo darse cuenta de que si le perdía estando enfadado con él, no se lo iba a perdonar nunca.
Tratado el tema de 'Supervivientes', Emma ha querido saber si Pascual había sido totalmente sincero en su trono y él ha asegurado que no. El tronista que abandonó el trono hecho un mar de lágrimas superado por la situación y las mentiras de sus pretendientas, ha contado que durante el trono pensó que su elegida iba a ser Mireia y que quedó con ella un par de veces fuera del programa para estar seguro de su decisión. Sin embargo, la última gran bronca que la pretendienta protagonizó con Rocío, le hizo cambiar de opinión y no querer seguir conociéndola.
El plató se ha quedado helado al saber que uno de los tronistas que más sincero y honesto les habían parecido se había saltado las normas y había mantenido el secreto durante meses. Pascual ha aclarado que sus sentimientos en el trono fueron reales, pero que no le gustaba la dinámica del programa y por eso se vio superado por la situación. Además, ha comentado que no lo contó porque iban pasando los días y le dio mucha vergüenza.
Mireia, la otra implicada en esta mentira, también ha entrado al plató para contar su versión de los hechos. Mireia ha intentado explicar que no lo había contado porque no quería traicionar a Pascual, porque era nueva en el programa... Pero Nagore no ha podido más y ha dicho que no entendía lo que estaba diciendo cuando era ella la que había contado todo al programa e incluso, había enviado pruebas en las que según ella, Pascual le amenazaba para que no lo contara. Pascual ha dejado claro que él nunca ha amenazado a nadie y ella le ha dado la razón. Mireia lo único que temía era que el extronista publicara unas fotos suyas íntimas. Para muchos, la intención que ha tenido Mireia al contar esto ahora, es la de hacer daño a Pascual.
El tronista estaba asumiendo su culpa, pero no ha aguantado las duras críticas de Olaya, quien ha llegado a insinuar que a Pascual lo único que le interesaba era el dinero. El extronista sentía que se le estaba tratando como si hubiera matado alguien cuando no es el único que se había saltado las normas y estaba dando la cara. Fuera de sí, el tronista ha dicho que todos sabían que el programa cubría las mentiras de los tronista cuando le interesaba. Al escuchar estas palabras, Emma se ha puesto en alerta y ha querido que Pascual se explicara mejor.
Pascual ha comentado que el programa sabía muchas cosas que no contaba y que incluso, sabían lo que estaba pasando con Ángel y Lola. Emma le ha corregido rápidamente y le ha dejado claro que la información va llegando al programa con cuentagotas y que ellos cuentan todo lo que saben. Pascual seguía en sus trece y la presentadora tenía la sensación de que la estaba llamando mentirosa a ella y al equipo de 'Mujeres y hombres', algo que no iba a permitir. Le ha pedido a Pascual que contara todo lo que sabía, pero él ha decidido guardar silencio porque no le gusta revolver la basura, algo que acababa de hacer.
Emma ha querido pensar que Pascual no estaba contando nada porque no tenía nada que contar, le ha expresado su decepción ya que considera que se le ha tratado muy bien y no esperaban algo así de él y le ha despedido diciéndole que le parecía que era un cobarde.