Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marta, con una tortilla y unos espárragos

Marta ha bajado las escaleras muy ilusionada y le ha regalado a Ángel una tortilla de patatas con dos corazones para demostrarle que es una gran aficionada de la cocina y un ramillete de espárragos para decirle que venía de Trigueros. Al tronista le ha causado buena impresión, pero no le ha hecho gracia saber que Marta trabaja en el mundo de la noche y que le puso los cuernos a su anterior pareja, pero ella le ha explicado que de los errores se aprende.