Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ángel vive su primera discusión de pretendientas por una confidencia

Ángel estaba encantado porque Steisy le ha gustado mucho en persona y porque María había decidido entrar a conquistarle, pero cuando menos se lo esperaba se ha visto en mitad de una discusión entre ambas. Steisy asegura que María se saltó las normas cuando fue pretendienta de Alex y tiene pruebas.

Steisy ha entrado al plató como si de un combate de boxeo se tratara y Ángel ha cambiado de opinión sobre a los pocos minutos de hablar con ella. Steisy ha saludado a Isaac porque se conocían y se le ha caído el cartel de pretendienta. Ángel se ha ofrecido a ponérselo, pero le ha costado bastante trabajo porque se ha puesto muy nervioso. Steisy ha asegurado que Ángel es un caramelito y que no dudó en venir a conquistarle. A Ángel no le gusta que Steisy trabaje en la noche, pero ella le ha dejado claro que con todo lo que trabaja no tiene tiempo de que salir de fiesta y que los cuernos se los han puesto a ella. Steisy ha dejado claro que ella es una curranta que no para de luchar para que su familia tenga una vida mejor y ha conseguido agradar a todos los presentes.
Pero, Steisy no era la única chica que iba a entrar a conquistar a Ángel y minutos después ha entrado María, la expretendienta de Alex e Isaac. María ha bajado las escaleras en pijama y calcetines, y ha asegurado que venía así porque ya estaba como en su casa. La pretendienta tiene la esperanza de que Ángel sea su príncipe porque últimamente todos los tronistas le han salido rana. Antes de que Nagore empezara a criticarla, Ángel ha dejado claro que la había pedido él. Al saber que Ángel había pedido a María, Steisy ha pedido la palabra para decirle a Ángel que tenía que contarle una cosa que no le iba a hacer ninguna gracia.
Según Steisy, María se soltó las normas cuando estaba de pretendienta de Alex, ella misma la vio salir de la habitación del exnovio de una amiga suya. María ha saltado para defenderse de las acusaciones y las dos pretendientas se han metido en una discusión en la que ha llegado a salir que un tal Boris le debía a alguien una televisión. Ángel estaba alucinando, ha intentado que sus pretendientas mantuvieran la calma y ha decidido darle una oportunidad a María hasta que Steisy le enseñara las pruebas. Sin embargo, nada más sentarse en la silla de pretendienta, María ha pedido a Steisy que contara los tríos que hacía y la pretendienta ha estallado.
Steisy ha querido dejar claro que ella puede hacer lo que quiera porque está soltera, pero que ella se había saltado las normas, pero se lo estaban diciendo demasiado cerca y Tamara se ha levantado a separarlas. Emma ha querido saber qué pensaba la madre de Ángel y Julia ha comentado que sobraban una de las dos porque no les había gustado su enfrentamiento y que Steisy había sido la primera en llegar. Ángel quiere esperar a que lleguen las pruebas para saber si puede confiar en María o no.