Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carolina se sienta oficialmente en el trono y recibe a sus primeros pretendientes

Antes de que Carolina entrara, Emma les preguntaba a los ganchos y a los asesores qué les parecía que se sentara en el trono. Tanto unos como otros coincidían en que tiene todo el derecho del mundo a encontrar el amor, pues toda persona necesita un voto de confianza. Con el tiempo, podremos ir descubriendo las verdaderas intenciones de Carolina, pero por el momento, el programa tomaba la decisión de que fuera la nueva tronista de 'Mujeres y Hombres'.

Carolina ha entrado rodeada de dudas y mucha polémica. En su primer programa se mostró bastante serena y segura de cada palabra que decía, y con el tiempo descubriremos su verdadera personalidad.  Después de una bienvenida en condiciones, y una vez que se ha acomodado en el trono, Carolina aseguraba tener muchas ganas de encontrar a una persona que le ilusione, que le enamore, y que le aporte todo lo que espera de un chico. La  joven, de 23 años, solo ha tenido una relación de verdad, de casi cuatro años, en la que se enamoró de lleno: "a eso sí le llamo relación". Una relación que le llevó por diferentes países, pues el chico, de origen francés, estaba destinado a viajar, y ella no dudó en seguirle. Confiesa que la distancia enfría las cosas, y que las discusiones fueron determinantes a la hora de poner punto y final a su relación.
Emma ha querido saber si sus padres le apoyan en esta decisión: "Cuando les comenté que quería volver a entrar en el programa, no estuvieron muy a favor, pero una vez que tomé la decisión de volver, es verdad que me apoyan." El consejo que le han dado es que se centre en la oportunidad que le brinda el programa, en conocer a una persona, y en aprovecharlo. Lo que sí le da un poco de miedo, confiesa, es centrarse en un solo chico, porque se vuelca en él y no es objetiva: "Yo soy mucho de que si me entra una persona, me centro en él y a lo mejor no veo los fallos que tiene".

Después de resumirnos su vida sentimental y personal, llegaba el momento de que nos confesara cómo es su prototipo de chico. Para eso, se ha fijado en los pretendientes de Liz, y ha puesto como ejemplo a Aldo y a Diego. Su compañera de trono le daba un consejo: "Sé tú misma, que no te importe lo que digan fuera, que cumplas las normas  y demuestres realmente lo que dices".
Como toda buena tronista, Carolina también necesitaba pretendientes.  Por la escalera han desfilado cuatro chicos: Christian, Mario, Juan y Santiago. El primero de ellos estaba dispuesto a conquistar a Lola, pero se retiró a tiempo al ver el tipo de relación que tenía con Álex y con Ángel, y venía con el corazón renovado.  Por su parte, Mario se presentaba como un "asqueado de la sociedad femenina", arrancandole lágrimas de risa a Liz, que no se ha podido contener.

Juan bajaba por las escaleras con semblante serio y un tanto rígido, algo que ha sido criticado y mal valorado por los ganchos y asesores, que le recomendaban que se relajara. Eso sí, está  dispuesto a demostrarle a Carolina que es "un hombre con clase, y no una clase de hombre", como apuntaba Fran desde las gradas. Quien se ganaba el aplauso de todos a medida que hablaba era Santiago, un príncipe sacado de una película de Disney según Mar Montoro. Si ha recibido críticas por parte de Mari Carmen por ser tan joven, el pretendiente se encargaba de dejarle claro que iba a demostrar lo preparado que está para llevarse a Carolina. Además, y para sorpresa de todos, sobretodo de su tronista, Santiago confesaba tener una hija de cuatro años.  Por el momento, cada pretendiente tiene un perfil y un físico diferente, algo con lo que estaba muy satisfecha Carolina.