Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tamara: “Bailar me gusta pero parece que estás cometiendo un delito”

Que Tamara haya trabajado como stripper se ha convertido en foco de críticas. Poco a poco, a Pascual le han contado cosas, ha visto publicadas fotos… Y no ha podido evitar dudar de la joven. Tamara ha desmintido cada uno de los rumores, justificado cada foto comprometida pero, finalmente, se derrumbaba. Fue entonces cuando la pretendienta se marchaba, entre lágrimas, de plató y Pascual corría a por ella. A pesar de todo, tiene claro que quiere seguir conociéndola.

Tamara bajó las escaleras y desfiló, tanto para Pascual como para el resto de los presentes y las críticas no tardaron en aparecer. Suhaila le calificaba como “choni” y le puntuaba con un -50, pero a la aludida no le importaba, a ella le gusta su forma de vestir y lo que los demás digan no le afecta: “Soy así y me gusta”. Una opinión diferente tenían los chicos, Li decía que solo se fija en una parte y la valoraba con un 10, Luismi subió la cifra hasta un 100 e hizo dos comentarios que generarían la polémica: “Li, te estás pasando mucho y aquí hace un calor que te torras”.
Tamara reía un tanto nerviosa y Pascual se indignaba: “¿Te hace gracia que todo el mundo te mire las tetas?”; “¿Y qué quieres? Si no te gusta cómo soy Pascual, no es que les siga el rollo, no me hace gracia pero ¿Qué hago? ¿Me pongo a llorar? ¿Me voy? Llevo mucho tiempo bailando y estoy muy acostumbrada a las críticas, si me las tomara muy a pecho me sentaría y me pondría a llorar”. Todos reían por su comentario, “hija, no te has podido expresar mejor”, decía Emma García.
Los comentarios continuaban, también las puntuaciones, incluso Aurora le decía que, en su opinión, Tamara tiene “tendencia a ser infiel”… La pretendienta comenzaba a llorar, y no lo hacía por lo que le decían desde la grada. Estaba preocupada por lo que le había dicho a Pascual: “Parece que por ser gogó o stripper tienes que ser infiel, habrá gogos que lo sean igual que hay chicas que no se dedican al mundo de la noche y son las más infieles del mundo. No tiene nada que ver”.
El enfado entre pretendienta y tronista continuaba, ella quería que él le defendiera y él que no riera las gracias de los chicos. Pero además, Pascual tenía muchas dudas, ha visto algunas fotografías publicadas en Telecinco.es que no le han gustado demasiado, en concreto se trata de unas instantáneas con la pretendienta de Fede, Cristini, en una piscina junto a otras chicas: “las tengo puestas yo en una red social, estábamos trabajando de imagen en una fiesta”, explicaba ella.
Tamara continuaba explicando que aún, si consigue algún trabajo como stripper lo llevará a cabo hasta que consiga un trabajo estable: “ahora mis padres están sin trabajar y si me sale trabajo de stripper, trabajaré. El día que salga de aquí, si salgo contigo, me buscaré un trabajo porque llevo 11 años bailando y estoy aburridísima de bailar”. Es más, Tamara quería dejar algo muy claro: “Bailar me gusta pero parece que estás cometiendo un delito”.
Sin embargo, lo que molestaba a Pascual no era su trabajo, sino que no le haya contado lo que ha hecho. Eso sí, reconocía que es quien más afán parece poner en conquistarle: “Ella se lo curra de las que más, me encanta tenerla aquí pero ya empezamos con el tema que no me contó, luego han ido saliendo más cosas y me estoy enterando por fuera”.
Y Tamara se puso a desmentir: “No he hecho porno en mi vida ni lo haría porque no me gusta”, comenzaba a decir, tampoco hay nada raro en su fotografía con la selección dado que hizo un casting de la revista ‘Interviú’ para hacerlo: “Contigo he tenido dos citas y no me da tiempo a contarte mi vida”, se justificaba ella. Pero él también se defendía: “Tienes que entender que tenga mis dudas y mis miedos, eres una tía, un pepinazo de tía, que yo tenga miedo que hagas un striptease y esté todo el mundo babeando y habrá chicos mejores que yo”. Pero Tamara negaba, reiteraba que es su trabajo “si te vas de fiesta y te tomas tres copas pasan más cosas”, le decía.
Pascual reconocía que le gusta la claridad de Tamara a la hora de responder pero ella no soportaba la presión, continuaba llorando y decidía salir de plató. Entonces, Pascual sí pidió permiso para ir a por ella. Ella le explicaba que no ha acudido al programa a buscar nada, solo quiere conocerle y no soporta que se le critique por lo que ha hecho en el pasado.
Y, de vuelta en plató, Pascual tenía un regalo. El tronista abría un sobre con fotos muy sugerentes de la pretendienta, instantáneas que ella misma explicaba: “había visto que había salido publicada una foto, la más así… y le he traído eso para enseñarle un book de fotos en el que se narra una historia de amor”.