Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Manu: "Voy a intentar confiar en Carolina"

Los pretendientes de Carolina no han creído los mensajes que demostraban que Carolina seguía teniendo relación con su exnovio, pero no han soportado saber que la tronista se había besado con Manu y han abandonado su conquista. Manu quiere confiar en Carolina y no ha dejado que se fuera sola del programa.

En el anterior programa vimos como Manu entraba en el plató muy decepcionado con Carolina porque su supuesto exnovio le había llamado y le había contado que seguía manteniendo contacto con él, y le había advertido de que le estaban engañando. El pretendiente estaba tan molesto que no dudó en confesarle a Mar Montoro que se había besado con Carolina cuando ella ya estaba en el trono.
Carolina ha negado en rotundo que se hubiera besado con Manu, pero el pretendiente le ha pedido que dijera la verdad porque asegura que igual que le besó, le pidió que siguieran conociéndose en el programa porque ella no se quería saltar las normas. Pero, esta no era la única confidencia a la que Carolina estaba a punto de hacer frente. Álvaro, el exnovio o exrollete para ella, de Carolina, no solo le había advertido a Manu de las intenciones de la tronista, sino que había enviado al programa un montón de folios llenos de conversaciones que habría mantenido con Carolina desde que ella se sentó en el trono.
Antes de que estas supuestas conversaciones vieran la luz, Manu ha explicado que lleva dos semanas hablando con Carolina y que se vieron tan solo la tarde que se besaron. Carolina seguía negando la verdad del pretendiente y ha llegado a asegurar que lo único que le dolía es que Manu no confiara en ella. Le ha costado mucho trabajo, pero la tronista ha terminado confesando que si se dio un par de picos con el pretendiente y que le ha explicado por activa y por pasiva que Álvaro estaba mintiendo.
Sin embargo, Tamara no iba a desaprovechar la oportunidad de sacar todas las pruebas que tenía contra la tronista y ha comenzado a leer las supuestas conversaciones que Carolina y su ex había mantenido desde el pasado 12 de diciembre. Nada más que Tamara comenzara a leer, Carolina ha asegurado que esos mensajes no los había escrito ella y que iba a tomar medidas en los juzgados porque se estaban dando informaciones falsas y produciendo suplantaciones de personalidad. Incluso, ha sacado su móvil para que la asesora del amor pudiera comprobar que ella no tenía esas conversaciones, ni ningún contacto con el nombre de “Anita”.
La tensión en plató era máxima. Los pretendientes de Carolina parecían no creer que las conversaciones que Tamara estaba leyendo fueran ciertas, pero Manu se aferraba a ellas con la sensación de que se habían reído de él. Emma ha querido saber qué iban a hacer los chicos. Eu y Santi han tenido claro que se iban a marchar porque habían perdido toda la ilusión por la tronista, y Gabriel y Cristian querían creer en Carolina, pero tenían claro que si Manu se quedaba ellos se iban a marchar. Manu no sabía qué hacer porque tenía la sensación de que Carolina no había hecho nada para demostrarle que lo que ella decía era verdad.
Mar Montoro le ha pedido a Carolina que no perdiera lo que tenía con Manu y que no dudara en abandonar el trono para demostrarle que no estaba mintiendo, pero no le ha dado tiempo. Gabriel y Cristian se han marchado del plató, y Carolina ha perdido automáticamente su trono. Manu se sentía culpable porque no quería que sucediera esto, pero tampoco podía confiar en la tronista. Carolina era consciente de que ya era demasiado tarde, pero tenía la sensación de que en el fondo, Manu confía en ella y le ha pedido una oportunidad.
El pretendiente estaba desbordado por todo lo que acababa de vivir en plató y aunque quería no podía confiar en la tronista. Tras varios minutos y unas cuantas frases intercambiadas en bajito, Manu le ha pedido a Carolina que le demuestre que no se está equivocando y le ha dado una oportunidad. Con un beso, Carolina ha cerrado su fugaz paso por el trono.