Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sandra, una gallega con mucho salero

Sandra ha bajado las escaleras y ha alegrado el plató. Tiene 25 años, es de Galicia, vive en Madrid, pero por sus venas corre sangre andaluza. La joven ha hecho reír muchísimo a Pascual y le ha regalado una caricatura que había hecho ella misma, pero se ha quedado de piedra cuando el tronista le ha dicho que no le gustaba como para ser su pretendienta. El plató se ha echado encima de Pascual porque querían que Sandra se quedara y el tronista se ha sentido cohibido. Emma ha invitado a Sandra a sentarse en las gradas por si Pascual cambiaba de opinión en algún momento.