Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Liz se entera de que sus pretendientes hablan mal de ella y elogian a María

Con el desfile de María, se iba calentando el ambiente. A Liz se le cambiaba la cara al ver las altas puntuaciones de sus chicos hacia la pretendienta de Álex. La gota que ha colmado el vaso ha sido el enterarse por Rubén Poveda de que sus chicos tienen en la caracola muy buenas palabras para María y en cambio no para ella. Tras llorar y dejar claro que no quería chicos que se fijaran más en otras mujeres que en ella misma, decidía expulsar a Josi de su bando.

Todos los pretendientes se arremolinaban entorno a Liz una vez que escuchaba de boca de Rubén Poveda que sus chicos se mostraban preocupados en la caracola al no saber si su tronista tenía sentimientos hacia ellos, pero sin embargo elogiaban a María, confesando que si no le piden citas es por miedo a la reacción de Liz.  Una compañera del programa entraba para aclarar la situación: “El problema que tienen es que están cohibidos por Liz y no se muestran como son”.  Ana explicaba que los pretendientes de Liz tienen buenas palabras y sentimientos hacia ella, pero quizás se sentirían más cómodos con María.
Emma planteaba la cuestión de si María fuese la tronista, los chicos de Liz se cambiarían de bando. Josi afirmaba que ya tuvo la oportunidad de tener una cita con ella, y la rechazó “a mí me gusta Liz”. María se sentía mal por la situación, y un tanto incómoda por ver cómo estaba su amiga. La tronista confesaba que prefería hacer como Leo, e irse sóla, a tener unos pretendientes que se fijan más en otras mujeres.

Josi aprovechaba para aclarar que ellos no estaban del todo bien porque había llegado a sus oídos que había cenado con Leo, algo que Liz afirmaba sin ningún problema: “Si sintiera algo por Leo no estaría como estoy ahora porque ellos piensen más en María que en mí” . La tronista se mostraba decepcionada,  y creía que si alguno de sus chicos, sin ser su pareja, ya hablan mal a sus espaldas, no deberían estar sentados en su bando: “yo necesito personas que realmente vengan a por mí”. Emma le preguntaba si le vendría bien que sus chicos tuvieran citas con María, para así darse cuenta realmente de los sentimientos de cada uno. Pero los celos de Liz están por encima, y asegura que eso sería aún peor para ella: “A mí me mataríais, directamente”.

Con la llegada de un nuevo pretendiente, llegaban también las sorpresas. Liz aprovechaba para anunciar que iba a hacer una sustitución: un rubio por otro rubio. Todos habían fijado sus miradas en Dani, pero se equivocaban al pensar que podía ser él. Liz se estaba refiriendo a Josi, uno de sus favoritos.

Nadie daba crédito, y por eso la tronista ha pasado a explicar que no quiere tener a una persona sentada que no siente lo mismo por ella. Tras saber que ya no era pretendiente, Josi no mostraba ni un atisbo de tristeza, todo lo contrario. Aprovechaba para dejar caer que Christian y Liz mantenían contacto fuera: “Estás quedando como un verdadero pringado”.