Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio David Flores, sobre su hija: “A los trece años Rocío ya quería vivir conmigo”

El asesor del amor ha querido aclarar la reciente polémica que ha surgido en los medios de comunicación sobre la mayoría de edad de su hija Rocío y la relación que tiene con su madre Rocío Carrasco. Pero sobre, ha querido dejar claro que su hija quiere ser una persona anónima y no tiene intención de hablar con los medios de comunicación.

Emma ha querido saber cómo estaba Antonio David Flores después de que su hija Rocío se convirtiera en noticia nacional nada más cumplir los dieciocho años. El asesor del amor ha querido dejar claro que su hija no ha hecho ninguna declaración ni a favor, ni en contra de su madre. Según ha explicado su hija Rocío tiene Twitter desde hace más de dos años y lo desbloqueó la noche de su cumpleaños porque tenía un montón de solicitudes de amistad esperando a que fuera mayor de edad. A raíz de eso, los medios se han hecho eco de fotos y frases que ella había escrito en su perfil personal a lo largo de varios años, pero ella en ningún momento ha dado una declaración. Pero, ¿piensa hacerlo? "No, ella no tiene ningún intención de convertirse en un personaje público. No quiere ser un personaje conocido, quiere seguir estudiando y hacer una vida normal", ha asegurado el asesor. Pero, sobre todo Antonio David ha pedido a los medios que le permitan a su hija seguir con su intención de ser una persona anónima y no entrar de manera forzosa en el mundo de la prensa del corazón. Él asegura que no era consciente de las declaraciones que su hija Rocío estaba haciendo en su Twitter personal.
Metidos en la conversación y medio en serio, medio en broma, Emma García le ha dicho al asesor del amor que le ofrecía el trono a su hija Rocío aprovechando que él estaba de asesor. Antonio David se ha reído y ha apuntado que su hija es guapa. Cree que se parece a él en el pronto, pero que tiene muchos rasgos de su abuelo Pedro Carrasco. Nagore ha querido ir un poquito más lejos y ha explicado que todo el mundo podía pensar que entre su hija y su madre no existía una buena relación, y que Rocío considera que Olga, la mujer del asesor, es su verdadera madre. El asesor ha dicho que no ha y que buscar dobles intenciones a las cosas. Es un asunto que viene de años atrás, que se trata de sentimientos y que a él en cierto modo le llena de orgullo que su hija tenga sienta eso por su esposa.
Emma ha comprendido la difícil situación que está atravesando el asesor, pero ha querido solidarizarse con Rocío Carrasco, la madre de Rocío, porque tiene que ser muy complicado escuchar unas palabras así de boca de su hija. Sin querer mojarse demasiado, Antonio David ha dicho en tono de broma que le habían dicho que la madre de su hija estaba en depresión. Emma ha querido saber por qué lo decía en ese tono, pero él ha preferido no seguir hablando. El asesor es consciente de que la adolescencia es una etapa muy complicada, pero también tiene claro que: "A los adolescentes hay que darles su sitio, cariño y respetarlos", sobre todo darles "cariño, mucho cariño", un mensaje que ha querido que quedara lo suficientemente claro. Respecto a su relación con su exmujer, Antonio ha contado que intentó hablar con ella cuando su hija a los trece años decidió que quería vivir con él, pero que no lo había conseguido. A pesar, de tener la custodia compartida de su hijo menor, el asesor lleva muchísimos años sin tener ningún tipo de contacto con Rocío Carrasco y según asegura, no es por una decisión suya: "Todo el mundo sabe que me preocupo, quizás en exceso, por mis hijos".
Respecto a un intento de acercamiento entre madre e hija, él ha aclarado que no ha intentado hacer nada al respecto porque cree que eso es algo entre un adulto y un adolescente, y debe ser el adulto, que se supone que es más maduro, el que tiene que dar el paso. "Ni todos los padres somos buenos padres, ni todas las madres son buenas madres, por el hecho de ser madre no implica que seas la mejor madre del mundo porque nadie nace enseñado para ser padre", ha puntualizado para terminar y lanzar un mensaje muy claro.