Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alba, a punto de abandonar a Julen

A Julen no le gustó nada el tono y la actitud que tuvo Alba con él en su última cita, pero cuando estaba intentado explicarlo, Rafa Mora ha soltado una confidencia sobre la pretendienta que ha estado a punto de terminar con Alba abandonando el programa para siempre.

Emma ha querido empezar a hablar de la relación de Julen y Alba viendo la última cita que habían tenido. Una cita en la que Alba estaba muy molesta por los comentarios que Julen había hecho sobre ella en plató y porque no hubiera salido en su defensa cuando Paula le había llamado "guarra" delante de todo el mundo. Julen ha intentado mantener la calma y explicarle que él no había escuchado el comentario de Paula y que tiene miedo porque a su ex también le gustaba mucho gustar, y él no quiere volverlo a pasar mal. Alba estaba muy enfadada y ha intentado justificar su actitud ante el tronista, pero lo ha hecho en unos términos y un tono que han hecho que Julen estuviera a punto de abandonar la cita porque le estaba haciendo sentir muy mal.
La cita de Julen y Alba terminó más o menos bien, pero cuando el tronista llegó a su casa se sintió muy mal, la pretendienta consiguió que se sintiera culpable por algo que no tenía nada más que ver con él. El tronista ha intentado explicar cómo se sentía y ha asegurado que tiene la sensación de que con Alba siempre las cosas se lían y que no pueden hablar las cosas tranquilamente. Algo que se ha vuelto a confirmar porque Alba y Paula se han vuelto a enfrentar y él ha terminado plantándoles cara y preguntándoles sí realmente creen que él quiere una novia así. La situación estaba muy tensa y Rafa ha intentado echarle una mano a Julen porque tiene la sensación de que Alba le tiene absorbido por completo. El extronista ha empezado a explicar que tras la cita, Alba le contó que su prototipo de hombre es Labrador y no ha podido continuar porque al escuchar eso, Julen ha abandonado el plató muy afectado.
Rafa y Alba han salido corriendo tras Julen, y el extronista ha intentado aclarar que lo que quería decir de Alba no era eso y que no le habían dejado terminar, pero el follón ya estaba formado. Alba no paraba de llorar y Julen no parecía dispuesto a escuchar ni una sola palabra más de ella. Rafa les ha pedido que se tranquilizaran y que le dejaran terminar lo que quería decir porque Alba le había dicho que su prototipo de chico era Labrador, pero que se había dado cuenta de que prefería estar con un chico como Julen y poder ser feliz. Sin embargo, Julen se ha tomado estas palabras de la pretendienta por otro lado y ha tenido la sensación de que prefería estar con un chico como él para poder hablarle mal. El ambiente estaba muy tenso y Julen ha decidido marcharse de allí.
Julen estaba muy tocado tras la discusión con Alba y se ha sentado en el trono asegurando que lleva varios días sin ser él mismo incluso, ha explicado que cuando lloró durante los programas de Navidad, no lo hizo por su familia como contó sino que lo hizo porque no lo está pasando nada bien. A Julen no le gustan los conflictos y su trono se ha convertido en un conflicto continuo. Él no quiere a una chica que le trate así y le haga sentir mal.
Julen estaba mal, pero fuera del plató estaba Alba sin poder dejar de llorar. Julen quería hablar con ella y le ha pedido que entrara, pero al ver que ella no lo iba a hacer, ha decidido salir a buscarla. El tronista se ha puesto de rodillas junto a su pretendienta favorita para intentar convencerla de que regresaran juntos al plató, pero se ha encontrado con una Alba cansada y sin ganas de seguir luchando. La pretendienta tiene la sensación de que en el plató su relación con Julen no puede avanzar porque no van a dejar de salir confidencias falsas sobre ella, pero Julen le ha dejado claro que ese no es el problema entre ellos. El tronista le ha pedido a Alba que intente controlar su carácter porque eso es lo único que no le gusta de ella. Alba se ha resistido, pero al final le ha dado un abrazo a Julen y ha regresado con él al plató. Los dos quieren volver a intentarlo.