Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marina está enamorada de Lukas pero se vuelve para su casa cargada de confidencias

Marina ha regresado a 'Mujeres y hombres' con la firme intención de decirle a Lukas que se ha enamorado de él y que quiere que abandone el trono por ella, pero se ha encontrado con un tronista frío y convencido de que Marina le había engañado durante todo su trono.

A Lukas le ha hecho ilusión volver a ver a Marina y le ha explicado que en el anterior programa habían estado hablando mucho de ella porque a sus pretendientas no les había hecho gracia que le dedicara unos cuantos tuits. Sin embargo, Lukas también le ha dejado claro a Marina que no entiende su actitud. No entiende que abandone su conquista porque asegura que no tiene tiempo de compaginar el programa con sus estudios y que sin embargo, cada vez que el programa le ofrece venir, se ponga sus mejores galas y se plante en el plató. 
Marina ha venido al programa para confesarle a Lukas que le echa muchísimo de menos, que vuelve cada vez que puede para poderle ver aunque sea un ratito,  que siente que se ha enamorado de él y que ha llegado a ponerse enferma de lo mal que lo está pasando. Paula ha querido confirmar que Marina había estado malita y ha contado que en una ocasión perdió el conocimiento y al despertar preguntó por Lukas.
Lukas se sentía muy culpable porque Marina se hubiera puesto mala por amor, pero al mismo tiempo estaba muy decepcionado con ella. Al tronista le han llegado por tres personas diferentes la información de que Marina estaba teniendo algo con un chico del barrio madrileño de Argüelles. Una información que Marina ha negado en rotundo asegurando que ella jamás había salido por Madrid y que solo viene a la capital para grabar el programa. Sin embargo, a Lukas le resulta muy complicado creerla porque una de las personas que le ha dado la información es un amigo de Julen.
Por si todo esto fuera poco, Olaya ha tomado la palabra para desvelar, según ella, que la única intención de Marina con todo esto es ser tronista. La gancho ha hablado con un chico de Villacarrillo que estuvo con Marina antes de que ella entrara en el trono y le ha contado que ella le dejó para entrar al programa e intentar conseguir el trono. Marina no daba crédito a lo que estaba escuchando, pero Lukas ha subido las escaleras para ver las pruebas de Olaya. El tronista no se ha encontrado con unas pruebas concluyentes, pero sí con la sensación de que no podía creer ni una sola palabra de la que fuera su pretendienta. Rafa Mora ha querido darle a Lukas otro punto de vista y le ha explicado que él sí cree que Marina se ha dado cuenta de que está enamorada de él.
Lukas ha decidido ser un poco más paciente y darle tiempo a Marina a que le explicara por qué había regresado al plató, pero no ha servido de nada. La pretendienta ha intentado convencerle de que había regresado para demostrarle lo mucho que le importa y pedirle que intentaran vivir su amor fuera del programa, pero no ha servido de nada. Lukas ya no se fía de Marina y no cree ni una sola palabra que le dice. El tronista está convencido de que el chico de Argüelles no miente y que ella debería haberle contado que el amigo que le dejó el ordenador era un chico con el que había tenido algo. Marina ha insistido en que con Víctor no había tenido nada, pero cuando Lukas le ha mencionado el nombre de Álvaro, no ha tenido más remedio que reconocer que también conocía a un tal Álvaro de Madrid.
Al escuchar que Marina conocía al tal Álvaro, Lukas ha querido zanjar la conversación para no dejar peor a la chica que tanto le había gustado. Ella ha intentado explicar que cuatro personas conoce en Madrid, pero el tronista la ha callado, le ha dado dos besos y le ha pedido que se marchara porque no quería dejarle peor. Marina no podía creer lo que estaba pasando y ha intentado explicarse mejor, pero Emma le ha dicho que ya no tenía sentido porque Lukas no quería escuchar ni una palabra más. Aunque ella no lo cree, cuando a Lukas le llegó al información, intentó defenderla.