Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ruth toma decisiones: dos sillas calientes para Iván y Jonathan por sus "chulerías"

Harta, así está Ruth por culpa de sus favoritos. Para que se dieran cuenta de lo que estaban haciendo, ha pedido dos sillas calientes para Iván y Jonathan. Les ha querido dar un toque de atención por sus "chulerías" y sus continuas peleas en el plató. Por un lado, Jonathan se ha dado cuenta de que no podía continuar haciéndola daño y le ha pedido perdón, sin embargo, Iván ha querido continuar en la silla caliente porque él no ha hecho nada malo.

Ruth ya no puede más, se ha cansado que sus dos chicos favoritos estén continuamente peleando y sus "chulerías". "Es un toque de atención que les voy a dar porque lo que quiero es que os centréis en mí y no deis el espectáculo", les ha dicho. Además a ella le llegan muchas informaciones y como no paren de liarla, va a tomar decisiones radicales. La tronista les ha avisado a los dos.
Por ahora Ruth no va a echar a ninguno de los dos, pero lo que sí les quiere dejar claro es que no está nada contento con su actitud fuera y dentro del programa. Otra de las cosas que no les gustan nada de Iván es que "cada vez que tiene que hablar se tiene que levantar", ha expresado. Para defenderse de las críticas no hace falta tener que ser el centro de atención siempre, sino que puede hacerlo de otra manera. No consigue fiarse de él por ahora. Elisa también ha querido dar su punto de vista, "cada vez que hablas, no hablas con ella sino con el público", le ha dicho al pretendiente.
La cita a tres de Ruth, Iván y Jonathan
Mientras los chicos esperaban a que su tronista llegara han empezado a lanzarse los primeros "cuchillitos" de la cita. La tensión entre ellos no puede ser mayor, tanto, que en algún momento hemos visto como las miradas y las palabras entre ellos se hacían demasiado duras. Cuando Ruth ha llegado, la cosa lejos de calmarse ha ido a más y como si de dos pavos reales se tratara, los pretendientes se han hecho acusaciones mutuas ante una Ruth que casi no podía ni intervenir en la conversación y que se sentía cada vez más incómoda. Iván ha acusado a Jonathan de querer tele y no estar en el programa por ella, Jonathan considera que Iván es demasiado buen mentiroso como demostró cuando le hizo la inocentada a Ruth. Esto no pinta nada bien.

Jonathan se ha dado cuenta que no puede seguir así, sus peleas con Iván están afectando muchísimo a su tronista y, no está dispuesto a hacerla daño. Tras ver la cita a tres, se ha levantado, ha rectificado y le ha pedido perdón a Ruth. Con este gesto tan bonito, ella se ha replanteado el castigo y le ha levantado de la silla caliente. ¡Muy bien Jonathan!
Tras abandonar la silla caliente Jonathan, Iván ha seguido en sus trece y no estaba dispuesto a pedirle perdón a Ruth. Él considera que no ha hecho nada malo, "no voy a quedar como un falso", ha subrayado y, por lo tanto, va a quedarse en la silla caliente. Esto ha hecho que el mosqueo de Ruth aumentara minuto a minuto. "Como es un chulo y no viene a darme un beso y a pedirme perdón...", ha explicado Ruth, se ha dado cuenta que no es capaz de rectificar su actitud por ella.
Y llegó la reconciliación...
Después del tira y aflojo de ambos, al final del programa parece que Iván se ha dado cuenta de que su actitud con la tronista no iba a ir a ninguna parte y, aunque considerara que él tenía razón y no había hecho nada malo, un perdón a tiempo nunca viene mal. Y tras darle la vuelta a la tortilla en varias ocasiones, le ha pedido disculpas y Ruth ha decidido levantarle de la silla caliente.