Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iván, a Ruth: “Te quiero y quiero que te vengas conmigo”

Iván estaba destrozado y tras ver su octava y mejor cita con Ruth, se ha puesto en pie y le ha hecho toda una proposición de amor: “Cuando estamos en la cita la veo como si fuera mi novia y luego vengo aquí y es otra cosa diferente. Sé que quizás no soy la mejor persona del mundo, puedo parecer un chulo y a veces hablo más de la cuenta, y la cago. Pero cuando la cago es porque hago más de la cuenta y todo lo que hago, intento hacerlo para ti, para que seas feliz, estés contenta y que estés bien… Y a lo mejor a veces,  me equivoco, pero quien tiene boca se equivoca. Yo no quiero verte mal porque parece que la culpa de que estés así la tengo yo y me siento súper mal. Porque si yo me quedo callado después de lo que está pasando, no estoy siendo yo. Lo que hago malo es lo que haría cualquier chaval que se está enamorando. Todo lo que hago lo hago entorno a ti, yo quiero estar contigo, tía. Te quiero y quiero que te vengas conmigo y te prometo que si tomas la decisión de venirte conmigo, no te voy a fallar, te lo prometo… No tengo muchas cosas claras en mi vida, pero que quiero estar contigo lo tengo clarísimo”. Así ha sido la impresionante declaración de amor de Iván a Ruth, pero la tronista se ha quedado inmóvil  porque su corazón le estaba diciendo que no se fuera con él.