Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iván, tras la oferta del trono: “Ruth, vente conmigo”

Ruth e Iván estaban destrozados y Emma le ha pedido a Leo que entregara el sobre a su nuevo dueño. Iván se ha puesto en pie, ha leído el sobre en voz alta y hemos protagonizado un momento de película. El pretendiente en lugar de dar una contestación, se ha acercado a Ruth, le ha mirado a los ojos y le ha vuelto a decir: “Vente conmigo”. Ruth se ha quedado muda y ha movido la cabeza de forma negativa. Nadie podía creer lo que estaba pasando e Iván ha dejado claro que su relación con Ruth comenzaba o terminaba para siempre en ese mismo momento. Emma le ha pedido a Ruth que le dijera algo, pero la tronista estaba sufriendo un ataque de nervios y no podía decir nada. Iván ha insistido a la tronista porque lo que él quería era vivir su amor fuera del programa, pero ella ha terminado diciéndole que no se riera de ella. La tensión no podía ser mayor y Ruth se ha levantado y ha sentado a Iván en el trono. El pretendiente estaba alucinando y la tronista se ha tenido que ir del plató porque ya no podía más.