Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iván, a Ruth: “Si tú me pides que lo deje todo, lo voy a dejar”

Ruth estaba fuera de sí al comprobar que no se equivocaba cuando aseguraba que Iván le estaba mintiendo y lo único que quería era ser tronista, y no ha dudado en poner a su expretendiente de todos los colores. Sin embargo, él estaba destrozado y segurísimo de que lo único que quiere es el amor de la tronista y le ha ofrecido en varias ocasiones que ambos abandonaran el trono y vivieran su amor.

“¿De verdad os sorprende?”, “Es un sinvergüenza, un vende humos… Me dijo que él no quería a cuatro niñatas y cuatro chonis, que no quería el trono. Me mintió”, son algunas de las cosas que Ruth ha soltado por la boca al ver que no se equivocaba cuando aseguraba que Iván lo que quería era ser tronista. Pero quién realmente ha estallado, ha sido Jonathan. El pretendiente se ha puesto en pie por primera vez en el plató hecho una furia, y le ha reprochado a Iván su actitud y que llevara más de media hora viendo llorar a Ruth sin inmutarse: “Es lo mejor que le ha podido pasar a Ruth y a su familia, lo mejor”. Jonathan estaba muy enfadado, pero en el fondo contento porque ahora sí tiene claro que va a ser él el que consiga el amor de la tronista. Por su parte, Iván se ha sentado en el trono y ha dicho que no podía hacer otra cosa, que ahora le tocaba pensar en él.
Iván se ha sentado en su trono tan tranquilamente, pero las tronistas han abandonado los suyos inmediatamente. Ruth no podía creer lo que estaba pasando porque mira que se lo había advertido, pero ella tenía la esperanza hasta el final: “Eres una sinvergüenza de los pies a la cabeza”. Elisa también estaba muy decepcionada con Iván porque ella confiaba en su amor y llevaba tres días intentando que Ruth confiara en él y le diera una oportunidad. Pero parece que quién peor se ha tomado esta decisión del pretendiente ha sido Nacho Montes. El asesor que siempre había defendido a Iván, ha explicado que no sabe si podrá asesorarle y ha abandonado el plató. Todo el mundo parecía estar muy enfadado con Iván, pero él no paraba de repetir: “¿Qué queríais que hiciera? Ruth no quería venirse conmigo”.
A las tronistas les ha costado mucho trabajo volver a sentarse en sus tronos, pero lo han hecho advirtiendo a Iván de que su trono no iba a ser nada fácil. El ambiente era muy tenso y Jonathan le ha pedido a Leo que contara que Iván le dijo delante suyo que “venían a lo que venían”. Una frase que ha llevado a Ruth a ponerse en pie y exigirle a Leo que le dijera que si eso era cierto. Leo no quería perjudicar a Iván porque esa frase se dijo dentro de un contesto, pero no ha tenido más remedio que reconocer que era cierto. “Me pintaron pajaritos en el aire, te juraron falso amor y lo creíste”, así se ha puesto a cantar la tronista llenita de rabia e impotencia. Nacho por su parte, ha querido explicar por qué había abandonado el plató y con cierto miedo, ha asegurado que igual no era imparcial, pero que él seguía confiando en Iván.
Ruth estaba destrozada y Emma ha intentado explicarle que lo que le acababa de pasar, era lo mejor que le podía pasar porque acababa de comprobar lo que Iván sentía por ella. Eso sí, también le ha dicho que ella pensaba que Iván iba a coger el trono a la primera y que no lo había hecho. En lugar de aceptar la oferta, le había vuelto a pedir que se fuera con él y que en este momento podían estar los dos juntos y felices fuera aunque, fuera por tres o cuatro días. Sin embargo, Ruth seguía metida en su decepción y con la sensación de que ninguno de los ofrecimientos de Iván fueran reales. Iván ha explicado que él tampoco estaba bien, que seguía abierta su oferta de abandonar el trono e irse con Ruth, pero que la gente tenía que entender que si después de diez veces que le había suplicado que se fuera con él, ella seguía diciéndole que no, él no se iba a ir a su casa a llorar y perder la oportunidad de ser tronista, que es algo que todo el mundo quiere.
Ruth seguía llorando en las escaleras y Emma ha querido saber qué le pasaba a Gon porque era la única persona del plató que no había dicho ni una palabra. El pretendiente ha sido sincero y ha explicado que no sabía sí quedarse o irse porque tenía la sensación de que Ruth iba a seguir pensando en Iván teniéndole al lado. Ruth ha intentado explicarle que eso no iba a pasar porque era una situación distinta a la de Manu. Algo que Nacho le ha recriminado porque ella se sentó en trono enamorada de Manu y ahora le estaba acusando a Iván de hacerlo. Iván tiene claro que si dentro de tres semanas él sigue sintiendo lo mismo por Ruth y ella le ofrece dejarlo todo lo va a hacer, y que incluso, si ella quería se podían ir en ese mismo momento.
Mientras que estábamos viendo un vídeo de la final de Steisy y Dosel, quiénes no atraviesan su mejor momento, Iván se ha roto del todo en su recién estrenado trono. El nuevo tronista no podía dejar de llorar, se siente mal por haber hecho lo que quería pero sobre todo porque él no quería hacer daño a Ruth y lo que realmente le pide su corazón es que se vayan juntos del programa y empiecen a vivir su amor. Iván ha vuelto a pedirle a Ruth que lo dejaran todo, pero ella tiene clarísimo que es “un mentiroso” y que no quiere nada con él.
“Entonces, sigo mi camino y empiezo desde cero”, así ha puesto punto y final Iván a su relación con Ruth y Emma ha hecho su presentación oficial como nuevo tronista de ‘Mujeres y hombres’. Y es que, Iván no podía más, ha vuelto a subir las escaleras para pedirle por décima o duodécima vez a Ruth que hiciera casa a su corazón y se atreviera a vivir su historia de amor con él fuera del programa. Iván cree que cuando Ruth esté más relajada se va a dar cuenta de que se está equivocando y que irse con él es la mejor opción, pero ella seguía en sus trece y no está dispuesta a dejarlo todo por un hombre en el que no confía. Llegados a este punto,  Iván se ha sentado en su trono dispuesto a enamorarse. Iván ha advertido que no empezaba el trono en su mejor momento porque seguía sintiendo mucho por Ruth, pero que poco a poco se le iría pasando y que el tiempo lo cura todo.
Mientrás que Dosel y Steisy estaban discutiendo en mitad del plató, Iván ha vuelto a pedirle a Ruth en bajito que se atreviera  a dejarlo todo e irse con él. Emma no lo ha escuchado, pero Nacho Montes se ha encargado de que se supiera. En esta situación, Emma no sabía si Iván y Ruth iban a seguir siendo “pareja” o Iván estaba dispuesto a empezar a conocer a su primera pretendienta que estaba fuera del plató preparada para entrar a conquistarle. Iván ya no sabía que más hacer y le ha pedido a Emma que entrara su primera pretendienta.
Alexandra, la expretendienta de Julen, ha bajado las escaleras directa de su trabajo como modelo para conocer a Iván. Nada más verla, Ruth ha comenzado a relatar y a advertirle a Iván que la joven no era trigo limpio, pero él ha hecho oídos sordos y ha empezado a preguntar a Alexandra por su vida y le ha pedido que se sentara en la silla de pretendienta.
Ver más de: