Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Labrador se derrite al escuchar la voz de Ana

"Estoy bajonero", así ha explicado Labrador su estado de ánimo tan solo unos días después de ver como su pretendienta preferida se marchaba para no volver. Sin embargo, cuando el tronista ha escuchado la voz de Ana al otro lado del teléfono, sus ojos se han vuelto a llenar de ilusión y ha dejado la puerta abierta a una futura reconciliación.

Nerviosísimo y sin saber que decir, Labrador ha soltado un tímido "Hola", al saber que Ana estaba al otro lado del teléfono. Una timidez que también le ha abordado a ella y que les ha hecho protagonizar una conversación casi sin contenido, pero llena de ternura. Ninguno de los dos han podido evitar referirse a su enfado, pero al mismo tiempo ha dejado ver que se seguían echando mucho de menos. A Ana no le gustó nada que Labrador no hiciera nada para evitar que abandonara el programa, ni algunos comentarios que ha leído en las redes sociales. Dos cosas que Labrador ha intentado explicarle, no intentó evitar que se marchara porque en sus ojos vio que era una decisión que no iba a cambiar y respecto a las redes sociales, simplemente dejó claro que hay cosas que él no entiende y que no tiene más remedio que asumir. "Ojos que no ven, corazón que no siente", así han resumido los enamorados el hecho de que hayan dejado de seguirse en las redes sociales para intentar olvidar, pero no lo han conseguido. Labrador y Ana están dolidos, sienten que el otro no le ha dado todo lo que se merecen, pero se quieren mucho y su actitud y su tono de voz ha hecho más que evidente que entre ambos puede existir una segunda oportunidad.
Labrador ha tenido claro que no podía cerrar la puerta a una reconciliación con Ana porque es una chica que le ha tocado el corazón, pero sí que necesita más tiempo para olvidarse de todo lo que ha pasado. Una noticia muy buena para Ana, pero que ha dejado al resto de sus pretendientas un tanto preocupadas. Laia ha explicado que ella lo entendía, pero al ver que Luis Rollán le pedía que fuera sincera y dijera que se alegraba de que Ana ya no fuera su rival, se ha puesto a llorar.
A Laia no le gusta tener malos rollos con nadie y ha intentado explicar que ella ya había hablado con Ana y le había pedido perdón por lo que pasó entre ellas. Era evidente que estábamos ante una pareja de exnovios que se arrepentían de haber puesto final a su relación y Emma ha querido saber si existía la posibilidad de que Ana y Labrador volvieran a vivir su amor y se ha encontrado con un sí. Tronista y pretendienta han dejado la puerta abierta a una futura reconciliación que no sabemos cuándo se producirá porque ambos necesitan un poquito más de tiempo para decir aquellos de "pasado, pisado".