Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lukas se viene arriba: “Me quedo y le voy a dar en la boca a quién no le guste”

Los continuos ataques de Nagore y Rafa Mora se sumaron a la falta de actitud de sus pretendientas y a la noche loca de Karen, y el tronista aseguró en el anterior programa que su trono había llegado al final, pero hoy las cosas han cambiado. Lukas ha entendido que no puede quedarse solo con las críticas malas y quiere salir del programa, pero cuando esté enamorado.

Lukas ha regresado al plató sin tener claro si iba a continuar en el trono o iba enfrentarse a su último programa como tronista de 'Mujeres y hombres', y la forma en la que ha saludado a sus pretendientas ha hecho que nos temiéramos lo peor. El tronista se ha mostrado muy frío con ellas y ha explicado que con Silvia no tenía ningún problema, pero con Marta tenía que hablar porque no había sido del todo sincera con él. Al parecer, Lukas le dijo a Marta que le contara todo lo que había pasado con el expretendiente amigo suyo con el que había tonteado porque le iba a perdonar lo que fuera y ella le había ocultado información. Gabi le había enseñado a Lukas unas conversaciones en las que parecía que Marta sí quería quedar con él después de haber regresado al plató para solucionar sus problemas con él. La pretendienta lo ha negado en rotundo y le ha dicho a Lukas que le podía enseñar las conversaciones porque ella se limitó a decirle un "ya veremos" cuando él la invitó a ir a su casa el domingo. Parecía que Marta estaba siendo sincera y que el tal Gabi podía haber manipulado la conversación, pero la pretendienta no se terminaba de explicar bien.
Lukas seguía insistiendo que en Marta no había sido del todo sincera con él y ella ha vuelto a darle la posibilidad de que leyera todas las conversaciones con Gabi porque en ningún momento le había negado que habían tonteado, pero con ayuda de Emma, ha ido un poco más lejos y le ha dicho que cuando regresó al programa y tuvieron una cita, ella volvió a sentir mariposas en el estómago. "Me gustas y quiero seguir conociéndote", le ha dicho Marta a un tronista que parecía más centrado en las cosas negativas que en lo que le acababan de expresar. Nagore les ha pedido que se olvidaran de las conversaciones y que miraran hacía adelante, pero ha vuelto a hacerlo desde lo poco que le gusta el trono de Lukas y él ha vuelto a tener la sensación de que era mejor que se marchara para no aburrir a nadie. La presentadora ha querido que Lukas vieran también la parte buena del asunto y es que, igual que a Nagore no le gusta su trono, hay a muchas personas a las que sí le gusta y eso es algo que él tiene que valorar.
Lukas estaba deseando que Karen le diera una explicación y ella ha intentado justificar venir al plató directa de una noche de fiesta "por pena". A Karen le afectó mucho la llegada de Marta y decidió salir a ponerse de agua hasta el moño para ahogar sus penas. Un acto que ha decepcionado muchísimo a Lukas y al que Ana Gil, nuestra redactora, ha intentado encontrar un motivo. Al parecer, Karen ha tenido un antes y un después en su trato con el resto de pretendientas y el equipo. Al principio, Karen era una persona muy sociable y amable con todo el mundo, pero desde que se ha hecho amiga de Jenny, ha cambiado. Según Ana, las dos pretendientas están separadas de todo el mundo y van a su rollo. Unas palabras que han dejado a Karen inmóvil en la silla y a Jenny partiéndose de risa.
Lukas ha querido explicar que él en las citas estaba muy bien, pero que las situaciones del plató eran las que le descolocaban y le quitaban las ganas de continuar. Una explicación que ha dado porque tiene la sensación de que él es un perfil de tronista diferente y la gente no tiene ningún interés en ver cómo se enamora. Un comentario que ha extrañado en plató porque en el trono se han sentado un montón de perfiles de tronistas.
Ante las palabras de Ana Gil, Jenny se ha sentido víctima de una cámara oculta y ha dejado claro que ella no manipula a nadie, que no viene al programa a hacer amigas y que Karen ya es mayor para saber con quién quiere estar y con quién no. Mientras que Jenny estaba argumentando su amistad con Karen, Silvia y ésta se han enzarzado en una nueva discusión y Jenny ha intentado defenderse de nuevos ataques asegurando que en la caracola cuchichean todas y que ella le dice a Karen lo que quiere y no tiene por qué enterarse nadie.
Emma le ha comunicado a Lukas que había llegado el momento de tomar una decisión y de comunicarnos si quería seguir en el trono o no. El tronista ha mirado a sus chicas y Marta le ha dicho que tenía que ser él el que tomara la decisión porque a ella le daba igual conocerle dentro o fuera del programa. En ese momento, Lukas ha dicho que se quedaba en el trono, pero Emma García le ha pedido que si se quedaba lo hiciera con ganas y empezando de cero, pero antes de que Lukas volviera a darle una respuesta, Nagore le ha advertido que a ella sigue sin gustarle su forma de ser y que va a seguir criticando lo que no le parece bien. Unas palabras que han conseguido que el tronista se viniera arriba y dejara claro que se queda y le va a dar igual lo que le digan.
Al ver la cita sin testigos de Lukas y Marta, Karen no podía más y ha comentado que tenía la sensación de que Marta había cambiado su aspecto físico con la única intención de parecerse a ella. Marta lo ha negado, pero Rafa Mora también ha comentado que le parecía sospechoso el parecido que Marta tenía con Karen y las pretendientas han entrado en una nueva discusión que ha llevado a Emma a preguntarle a Lukas que si estaba seguro de su decisión de quedarse.