Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jenny se despide de Labrador: "Perdóname, pero no puedo seguir"

Ana, que ya había empezado a creer en Jenny, le ha pedido a su rival que no fuera cobarde y siguiera luchando por Labrador, pero ella no tenía fuerzas para nada más. Con lágrimas en los ojos, Jenny ha explicado que en ese momento era la más cobarde del mundo, pero que estaba sometida a una presión que no le dejaba continuar y que no quería conquistar a Labrador porque su presencia en plató no iba a ser buena para él. El tronista muy serio, ha escuchado atentamente a su pretendienta asegurarle a Antonio David que no tenía fuerzas para más y a Nagore reconocerle que seguramente sea una inmadura sentimental, pero que se tenía que marchar. El tronista estaba intentando mantener el tipo y lo ha conseguido a pesar, de que Jenny se ha puesto de rodillas delante suya para pedirle que la entendiera. El tronista no podía decirle nada más de lo que ya le había dicho, pero ha vuelto a hablarle con muchísimo cariño y explicarle, que él había luchado por la relación, pero que sí no podía ser no pasaba nada porque él sigue abierto al amor y está seguro de que en algún momento encontrará a una chica que le acompañe en esta etapa tan feliz que está viviendo. Su historia de amor había llegado al final y los jóvenes la han cerrado con un abrazo y un adiós.