Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jenny, a Labrador: "Nunca he jugado contigo”

Si Jenny quería desaparecer del plató cuando ha visto a Labrador, cuando ha visto las imágenes de su relación con él, ha querido desaparecer del planeta Tierra. La tronista se ha quedado mirando a Labrador fijamente y no ha necesitado hablar para reflejar todo lo que estaba sintiendo en ese momento. Labrador le ha mantenido la mirada y nos ha regalado una explosión de sentimientos de dos personas que se gustan muchísimo. Jenny es consciente que explicar su comportamiento es muy complicado, pero ha querido que Labrador supiera que nunca se había reído de él y que no le tiene que pedir perdón una vez, sino doscientas mil. Jenny hubiera preferido encontrarse con un Labrador enfadado y que no parara de reprocharle su actitud, pero tenía enfrente a un hombre con los ojos llorosos y muy decepcionado con ella, y no ha tenido más remedio que abrirle su corazón. Jenny abandonó a Labrador porque estaba muy agobiada y sabe que ahora lo va a estar mucho más, pero no puede evitar que al ver las imágenes de su historia de amor se le mueva algo por dentro. La tronista dudó mucho en aceptar el trono porque estaba sintiendo algo por Labrador, pero no puede negar que ser tronista era una oportunidad que no podía dejar pasar. En definitiva, Jenny tenía mucho miedo a los sentimientos que tenía por Labrador y decidió salir corriendo para no volver a sufrir. Una decisión que Labrador no está dispuesto a que le haga volverse a poner la coraza contra el amor: "Lo que yo sentí por ella fue real hasta el último momento. Pienso que todas las personas no son iguales y porque haya tenido otro fallo no voy a cerrar mi corazón".