Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jenny: “Dije ¿Labrador o el trono? y pensando en mí, me quedé con el trono”

Jenny era consciente de que su regreso al trono de 'Mujeres y hombres' no iba a ser sencilla, pero no se esperaba que nada más sentarse Sofía se pusiera a llorar, Hugo volviera a mentir sobre su relación y que Labrador viniera a darle la bienvenida con los ojos llenos de lágrimas.

Sofía era la única persona del plató que no sabía que Jenny era la nueva tronista de 'Mujeres y hombres' y Emma ha procedido a darle la bienvenida como se merece. Jenny ha hecho su entrada triunfal y aunque, Ruth ha sido la única que se ha puesto en pie para recibirla, ella ha saludado a todo el mundo y se ha sentado en el trono asegurando que estaba nerviosa, pero "preparada para todo lo que me espera". La cara de Sofía y la de Hugo era un poema, y Emma ha querido saber qué estaba pasando por sus cabezas. Sofía no se ha cortado un pelo y le ha dicho a Jenny que le parecía que ella era repetitiva, pero en lugar de llamarla por su nombre se ha referido a ella de otra manera y ha comenzado a saltar las primeras chispas. Jenny le ha pedido que le llamara por su nombre y que ella también resultó cansina y repetitiva en 'Gran Hermano' y nadie le dijo nada. Maite también se ha metido por medio, pero Hugo ha intentado mantenerse al margen, darle la bienvenida a Jenny asegurando que ya no sentía nada por ella, pero centrando su atención en los motivos que habían hecho que Sofía entrara al plató llorando.
Al ver que Sofía tenía pensado abandonar el trono para intentarlo con Hugo fuera del programa, Jenny ha querido darle un consejo y dejarle claro que ella no tiene nada en su contra ni mucho menos. La nueva tronista le ha pedido a Sofía que se pensara mejor las cosas y que no se fuera con Hugo hasta que no le conociera bien porque a ella la dejó para volver a entrar al programa. Sofía la ha escuchado atentamente, pero ha sido Hugo el que ha roto el silencio para volver a tachar de "falsa" a Jenny y dejar claro que fue ella la que le dejó por el programa. Los ex no parecen ponerse de acuerdo en los motivos que les llevaron a romper su relación, pero sí en que a ambos les gusta mucho estar en 'Mujeres y hombres'.
Emma ha querido que Jenny viera cuál fue la reacción de Labrador al saber que ella había aceptado el trono y la tronista ha tenido claro que le parecía lamentable lo que había hecho Labrador. No le ha hecho ninguna gracia que Labrador la hubiera imitado y se hubiera burlado de sus lágrimas, pero también era consciente de que él estaba en todo su derecho de enfadarse. Cuando Jenny todavía estaba hablando de su extronista, Labrador ha entrado en plató y se ha palpado la tensión. Labrador le ha dicho que no entendía por qué le había traicionado de esa manera cuando él confió en ella y le dio toda su confianza. Jenny quería desaparecer porque sabía que no tenía excusas posibles y que Labrador no mentía cuando aseguraba que le había traicionado.
Si Jenny quería desaparecer el plató cuando ha visto a Labrador, cuando ha visto las imágenes de su relación con él, ha querido desaparecer del planeta Tierra. La tronista se ha quedado mirando a Labrador fijamente y no ha necesitado hablar para reflejar todo lo que estaba sintiendo en ese momento. Labrador le ha mantenido la mirada y nos ha regalado una explosión de sentimientos de dos personas que se gustan muchísimo. Jenny es consciente que explicar su comportamiento es muy complicado, pero ha querido que Labrador supiera que nunca se había reído de él y que no le tiene que pedir perdón una vez, sino doscientas mil. Jenny hubiera preferido encontrarse con un Labrador enfadado y que no parara de reprocharle su actitud, pero tenía enfrente a un hombre con los ojos llorosos y muy decepcionado con ella, y no ha tenido más remedio que abrirle su corazón. Jenny abandonó a Labrador porque estaba muy agobiada y sabe que ahora lo va a estar mucho más, pero no puede evitar que al ver las imágenes de su historia de amor se le mueva algo por dentro. La tronista dudó mucho en aceptar el trono porque estaba sintiendo algo por Labrador, pero no puede negar que ser tronista era una oportunidad que no podía dejar pasar. En definitiva, Jenny tenía mucho miedo a los sentimientos que tenía por Labrador y decidió salir corriendo para no volver a sufrir. Una decisión que Labrador no está dispuesto a que le haga volverse a poner la coraza contra el amor: "Lo que yo sentí por ella fue real hasta el último momento. Pienso que todas las personas no son iguales y porque haya tenido otro fallo no voy a cerrar mi corazón".
Jenny no terminaba de ser sincera y expresarle a Labrador lo que sentía, pero ha intentado volver a explicarle a Labrador que le costó mucho aceptar el trono y que después de aceptarlo, también siguió pensando en él, pero el trono es el trono. Una reflexión que Labrador ha entendido a la perfección, Jenny le puso a él y al trono en una balanza, y ganó el trono. La tronista es consciente de que le van a criticar muchísimo, pero en esta ocasión ha querido pensar en ella y darle a su corazón una nueva oportunidad de enamorarse de un chico que sea solo para ella.
Agustín, Eric, Carlos, Lorenzo, Emiro y Ander, son los primeros pretendientes que se han puesto de punta en blanco y han bajado a conocer a una tronista que para ellos era misteriosa. Ander ha sido el último en saludar a Jenny, pero el primero en llamar su atención y la de Sofía. Según ha contado el pretendiente, conoce a Sofía desde hace un par de años y que tuvieron una noche loca. Sofía no estaba muy de acuerdo con la versión que Ander estaba dando porque al parecer habían seguido manteniendo contacto posterior, pero él ha aclarado que Sofía se había encaprichado de él y que no había querido tener nada más con ella porque se enteró de cosas que no le habían gustado. Sofía no ha querido llevar el tema más allá y ha aceptado la versión de Ander porque Hugo se estaba poniendo muy, muy nervioso.
Superado el tema del "rollete" de Ander y Sofía, Jenny se ha mostrado muy interesada en conocer un poquito mejor a su nuevo pretendiente, pero cuando se ha enterado de que tenía veintitrés años, la cosa ha cambiado. La tronista ha explicado que de Ander le había gustado todo, menos su edad. No quiere tener a pretendientes más jóvenes que ella porque cree que la experiencia es un grado y necesita a un hombre más maduro a su lado. Ander ha intentado convencerla de que es un chico bastante maduro, pero no sabemos si se terminará sentado a pretenderla.