Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jenny: “Dije, ¿Labrador o el trono? y pensando en mí, me quedé con el trono”

Jenny no terminaba de ser sincera y expresarle a Labrador lo que sentía, pero ha intentado volver a explicarle a Labrador que le costó mucho aceptar el trono y que después de aceptarlo, también siguió pensando en él, pero el trono es el trono. Una reflexión que Labrador ha entendido a la perfección, Jenny le puso a él y al trono en una balanza, y ganó el trono. La tronista es consciente de que le van a criticar muchísimo, pero en esta ocasión ha querido pensar en ella y darle a su corazón una nueva oportunidad de enamorarse de un chico que sea solo para ella.