Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sofía y Hugo tienen una noche de amor, pero él solo quiere ser tronista

Tras una cita sin cámaras, un tuit sospechoso, treinta y seis llamadas de teléfono y una noche loca, Sofía se ha sentado en el trono reconociendo que no se fiaba del hombre con el que se acababa de saltar las normas. La tronista tiene la sensación de que lo que realmente quiere Hugo es el trono y el programa le ha enseñado las pruebas que confirman su teoría.

Emma García nos ha advertido que nos esperaba una mañana llena de confidencias y así ha sido. Sofía ha entrado en el plató sin música y ha saludado con voz de niña buena a sus chicos, pero la presentadora le ha pedido que no desviara el tema y confesara cuanto antes lo que había pasado. Tras un tira y afloja entre Emma García y Sofía, la tronista ha mirado a cámara y ha confesado que se había saltado las normas. Asegura que no sabe lo que le ha pasado y que lo siente muchísimo por Isaac y por Javo, que a pesar de todo siguen luchando por ella, pero ella no podía callarse algo así. Todo apuntaba a que Sofía se había saltado las normas con Hugo, pero la tronista solo ha explicado en un primer momento, que la cita sin cámaras que tuvo con él tras decidir no abandonar el trono, fue la clave de toda la situación.
Tras ver la cita sin cámaras, Isaac se ha quedado muy sorprendido y no entendía cómo eso les había llevado a saltarse las normas posteriormente, pero Sofía ha querido explicárselo porque para ella sí había tenido mucho que ver. Al parecer, el día que se emitió el programa Hugo puso un tuit a altas horas de la madrugada que ponía "Dulce soledad". Una frase que hizo que Sofía se empezara a preocupar muchísimo porque tuvo la sensación de que a Hugo le había gustado mucho volver a ver a Jenny. La tronista estaba preocupada, pero cuando Hugo puso un nuevo tuit diciendo que él era fiel a sus principios, se montó una película de miedo en la cabeza y le llamó enfadadísima. Sofía le dijo a Hugo que no quería volver a verle y que no se le ocurriera regresar al programa, entre otras cosas. Hugo no entendía nada e intentó devolverle la llamada a Sofía, pero ella puso el móvil en modo avión y no quería saber nada de él.
Sofía sabía que Hugo la estaba llamando desesperadamente, pero no quería hablar con él. Sin embargo, cuando llegó al hotel a las doce de la noche y vio que le había llamado nada más y nada menos que treinta y seis veces, decidió llamarle. Al principio, Sofía volvió a hablar muy mal a Hugo, pero sin venir a cuento le preguntó que si estaba en Madrid y al saber que sí, y que el pretendiente estaba llorando como un niño pequeño, la conversación dio un giro radical. Sofía quería desaparecer, se puso a llorar y él le dijo que no estaba dispuesto a que siguiera sufriendo de esa manera y pensando cosas así de él así que, le preguntó el número de su habitación y allí que se presentó.
Más allá de que se hubiera saltado las normas, Emma ha querido saber si Sofía se arrepentía de haberle dado a Hugo esa confianza y la tronista no ha podido decirle que no. Ella no es de arrepentirse de las cosas, pero sabe que no era el momento adecuado, que está muy mal hecho porque ha fallado al programa, porque ha decepcionado a Isaac y Javo y sobre todo, porque sabe que ella con Hugo fuera del programa no va a llegar a ningún sitio. Ambos son muy caprichosos e impulsivos, pero Hugo le hace sentirse muy bien y en la cita sin cámaras le cogió más cariño todavía y por eso, tuvo ese gran ataque de celos. Las palabras de la tronistas estaban muy bien, pero Emma ha puntualizado que Sofía había llamado por la mañana a Yolanda, su redactora, para contarle todo lo que había sucedido. Un nuevo dato que ha sacado a la luz que Sofía y Hugo habían pasado toda la noche juntos sin embargo, al pretendiente no se le tuvo que dar muy bien la noche porque Sofía se ha puesto seria y ha empezado a romper con él en directo. La tronista está convencida de que su relación con Hugo no va a llegar a ningún lado y no quiere sufrir más por él.
Sofía había llamado para confesar que se había saltado las normas, pero Hugo no tuvo tiempo y no sabemos si intención porque a las ocho y cuarto de la mañana, se encontró con Madre en el ascensor de hotel. Según la versión de Madre, ella se subió en un ascensor repleto de portugueses y un Hugo que se quedó blanco como la pared cuando la vio. Sin embargo, Hugo ha asegurado que las cosas no son así y que él se subió en ese ascensor sabiendo que le podían pillar en cualquier momento.
Al ver que ambos parecían dispuestos a confesar que se habían saltado las normas, Nagore ha querido que Sofía le contara qué era lo que habían hablado antes de despedirse y la tronista ha explicado que no le gustó lo que Hugo le había dicho. Al parecer, Hugo le dijo que hiciera la que considerara oportuno y eso no le terminó de cuadrar. Todo parecía estar claro, pero Sofía seguía estando muy raro y el motivo es que no termina de fiarse de Hugo y piensa que su único objetivo en el programa es sentarse en el trono. Sofía ha contado que Hugo llamó a Iván al segundo de enterarse que Lukas había dejado el trono. Hugo se ha puesto serio porque esta acusación ya era más seria, pero Sofía está convencida de que el pretendiente no siente por ella tanto como asegura.
Ante las dudas de Sofía y sabiendo que nosotros teníamos informaciones con pruebas sobre su sinceridad, Emma ha querido que Hugo le dijera si siempre había sido sincero con su tronista y no ha dudado en decirle que sí. Hugo ha asegurado que lo que siente por Sofía es real e incluso, cuando ha visto que Sofía se ha puesto a llorar y le ha dicho a la cara que le estaba mintiendo porque sabía que había llamado a Iván interesándose por el trono, se ha puesto en pie y le ha invitado a marcharse juntos en ese momento. Una reacción que ha hecho pensar que el pretendiente sabía todo lo que estaba a punto de suceder y quería escapar de allí cuanto antes.
Emma no quería que Sofía siguiera sufriendo sin motivo y le ha pedido a Olaya que contara todas las confidencias con pruebas que le habían llegado sobre Hugo. Al parecer, a Hugo le gusta mucho gustar y en los bolos que tiene por toda la geografía española muestra mucho intereses en las chicas. Unas chicas con las que posteriormente mantiene contacto por las redes sociales y a las que les invita a conocerle. Olaya le ha enseñado a Sofía mensajes que demuestran que el pretendiente había hablado con otras chicas en las Ferias de Jérez y durante un bolo que tuvo en Fuerteventura. Hugo se ha puesto en pie asegurando que eso es mentira y que va a denunciar a quién vuelva a hacerse por él, pero Sofía ya había visto algunas de esas informaciones y le ha dicho que le parecía patético que la estuviera tratando así para conseguir el trono.
Emma ha querido que Hugo recordara el romántico reto que hizo para Sofía y en el que le entregó un montaje de fotos. Un montaje que según Olaya no hizo el pretendiente y sí el club de fans de la tronista. Al parecer, las chicas del club de fans fueron a ver a Hugo a un bolo que tuvo en Aranjuez para entregarle el montaje y pedirle que se lo entregara en su nombre. Sin embargo, el pretendiente decidió hacer creer a Sofía que lo había hecho él y dejar a las niñas muy enfadadas. A Sofía no le ha parecido algo tan grave, pero cuando ha visto que Hugo amenazó a las niñas con bloquearlas cuando le reprocharon su actitud, sí se ha enfadado. El pretendiente estaba harto de la situación, ha vuelto a repetir que iba a tomar medidas legales y ha explicado que Manu, el pretendiente de Manu le ayudó a hacer los corazones del montaje y que él podía corroborar su versión.
Ante esta situación tan surrealista, Emma ha contado que el equipo había hablado con Manu y que el pretendiente de Maite había dicho que había ayudado a Hugo a hacer un corazón, pero que el montaje de fotos ya estaba casi terminado. Hugo ya no sabía cómo defenderse de esta acusación porque su único testigo le había vendido y Nagore le ha pedido que nos hablara de por qué había elegido las fotos que había puesto en el montaje. "Si me estás mintiendo en esto, a saber en lo que me vas a mentir", ha asegurado Sofía desesperada ante tanta mentira. El pretendiente estaba desesperado y ha vuelto a explicar cómo había recortado las cartulinas, pero Sofía le ha mirado fijamente y le ha pedido que dijera la verdad sin miedo porque ella iba a seguir en el trono y no le iba a expulsar.
El programa se había convertido en un juicio contra Hugo y cuando el pretendiente ha escuchado a Emma preguntarle que si en alguna ocasión él había dicho que podía ser un gran tronista, Hugo se ha puesto en pie y ha asegurado que él valía mucho más que todo esto y que se iba. Eso sí, antes de marcharse de plató le ha dado a Sofía un ultimátum: "¿Te vienes conmigo o me voy solo?". La tronista no podía creer que Hugo estuviera siendo tan egoísta y no ha dudado en reprocharle su actitud, pero Isaac que no daba crédito a lo que estaba pasando se ha metido por medio y le ha preguntado a Sofía que qué más necesitaba para saber que su relación con Hugo se tenía que terminar.

Sofía era consciente de que tomara la decisión que tomara se iba a equivocar porque no podía ni pensar, pero algo en su corazón le decía que Hugo podía tener por ella el mismo interés que tiene en el trono. En ese momento, Emma ha vuelto a preguntarle a Hugo que si había hablado alguna vez del trono, pero al ver que el pretendiente no estaba dispuesto a decir la verdad ni una sola vez, ha dado paso a un vídeo que le ha dejado contra las cuerdas... Nada más salir de la cita sin cámaras con Sofía, Hugo le dijo a un miembro del equipo que él sería un gran tronista y que tenía la sensación de que el programa le estaba poniendo a prueba antes de darle el trono. Unas declaraciones que han dejado a Sofía con la boca abierta antes de tener la sensación de que Hugo le había traicionado y romper a llorar.