Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Acompañamos a Efrén en los últimos momentos previos a su decisión

Tras la comida, comienzan los preparativos. Los ganchos mantean a Astry a las puertas, Efrén se recluye en su camerino para prepararse... Durante todo el día hemos sido testigos de cada movimiento de Efrén por lo que decidimos acompañarle hasta las bambalinas del plató. Vemos a un Efrén nervioso que no quiere dañar a ninguna de sus chicas, pero que ha tomado su decisión.
Hemos sido testigos hasta de su comida. Abandonamos el comedor de Telecinco junto a 'nuestro tronista' y recorrimos, una vez más, los pasillos hasta su caracola. No fue una tarea fácil, son muchos los que, tras tres meses, se han encariñado con el tronista y formulaban la pregunta del millón ¿Con quién te quedas? Pero Efrén mantenía el silencio.
Por fin, llegamos hasta su caracola y decidimos dejar que Efrén entre solo para cambiarse para el programa. Fuera, los ganchos y sus amigos pasaban los nervios a su manera. David y Mikael decidieron mantear a Astry mientras coreaban los nombres de las pretendientas para que Efrén les escuchara.
Cristina, nuestra reportera, temerosa ya que fue manteada también por Michael y David cuando aún eran pretendientes, decidía dejarles hacer mientras saludan a nuestras cámaras. Mientras todo esto sucedía en el exterior, Germán abre la puerta de la caracola compartida con Efrén y podemos ver que el tronista está intentando relajarse comiendo una manzana.
Minutos después se abre la puerta, vemos a un Efrén recién maquillado, vestido con una americana negra y una camisa morada. Lleva en su manos, como si se hubiera convertido en un improvisado Papá Noel, todos los regalos que ha preparado para redactores, consejeros, ganchos...
Aparentemente nervioso se mira en el espejo, se arregla el pelo, examina cada detalle... sonríe, pero le vemos muy nervioso. Por fin, sale para encaminarse hacia el plató y le abordamos, "estoy bastante nervioso, toda la noche sin dormir..."
Pero nuestra mayor duda era qué se le pasaba por la cabeza en esos momentos¿en qué pensaba? "Sobre todo quiero pensar cómo decir las cosas, para no herir a ninguna de las dos", nos contaba.
Entre pasillos
Y así, empezamos nuestro camino al plató. Llevábamos todo el día pegadas a Efrén y decidimos acompañarle hasta la misma entrada. Cámara, micro y regalos en mano, recorremos el trayecto por los interminables pasillos y le preguntábamos cómo creía que la no elegida se tomaría la noticia. Efrén, cauteloso, respondía que "creo que se lo tomará como me lo tomaría yo, lo voy a hacer de manera que no sea muy doloroso", nos explicaba.
Es la última vez que recorre este camino a plató. Después del programa, comienza una nueva etapa pero, ¿qué quiere hacer Efrén ya sin cámaras? La respuesta es simple, "Cosas normales, estar tranquilo, hablar sin gente..." Son muchos meses conociendo a las chicas, pero todos los momentos los comparte con cámaras, lo único que quiere el tronista, es conocerlas fuera.
Pasamos la zona de maquillaje, la cafetería, el comedor, el acceso a informativos... salimos y llegamos a las puertas del estudio, "estamos ya en el pasillo del corredor de la muerte" nos dice Efrén.
Las luces del plató encendidas, el público sentado, los cámaras preparados, Emma García charla con los consejeros del amor, las azafatas se acercan a Efrén, un chico de sonido le coloca el micro, los últimos toques de maquillaje y vestuario.
Por otro lado de plató llegan las chicas, muy guapas, Soraya de morado y Virgina de beis. Ambas se muestran nerviosas, no coinciden con Efrén en ningún momento. Conseguimos hablar con ellas, no saben qué va a pasar. Pronto las pasan a plató y se colocan en sus sitios.
El director habla con Efrén, éste se mueve entre bambalinas y nosotras corremos de un lado para otro para no perdernos ningún detalle. Conseguimos arrancar las últimas palabras del tronista antes de que el programa de comienzo "los nervios aumentan, espero que todo salga bien".
Así, con todo preparado, apagamos la cámara. Nuestro día con Efrén llega a un nuevo descanso. Ahora toca el turno de su decisión final.