Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ahora sí, ahora no

¿Carlos y Blanca?, ¿Jenni y Toño?, ¿Toño y Blanca? Tronistas y pretendientes no parecen tener las cosas claras. Toño se debate entre las dos cronistas al mismo tiempo, que Carlos parece jugarse a los chinos el tener o no una cita con su 'amiga' Blanca.
  
 
Al mismo tiempo, Jenni no ha parecido alegrarse demasiado ya que, en su minirelación la cosa no debió salir demasiado bien y ha dicho que le iba a dar una cita para hablar todo lo que tenían que hablar pero, que no aseguraba que le fuera a dejar ser uno de sus pretendientes. No sabes si después de un ratito mirando en la intimidad esos dos preciosos ojos azules, la catalana cambiará de opinión.
 
 
Sin embargo, los chicos parecen tener las cosas claras de momento. Aunque, Toño había aceptado tener una cita con Blanca, algo se ha movido en su interior cuando ha visto que tres chicos guapísimos llegaban a plató con la intención de conquistar el corazón de su particular sirenita. "Me podéis poner una silla en el bando de Jenni", así ha sido como el sevillano ha pedido al programa convertirse en pretendiente de la catalana e intentar conocerla un poquito más. Una decisión que ha dejado a todos muy sorprendidos, especialmente a las dos tronistas. Blanca ha confesado que le ha sentado bastante mal ya que, según ha asegurado es uno de los chicos que más le han llamado la atención desde que empezó el programa y ya tenía alguna que otra ilusión con él.
En el otro taburete del chiringuito estaba sentado Carlos, quien también se ha vuelto a ver metido entre la espada y la pared. Blanca no se ha cortado y ha vuelto a intentar convencerle de que se convierta en uno de sus pretendientes y le ha pedido una cita para convencerle. Algo a lo que el maño no se ha negado pero: "No estoy dispuesto a perder la bonita amistad que tengo con Blanca", una afirmación de Carlos que ha llevado a Emma a preguntarle si era un cobarde.
Sin embargo, Carlos parece tener las cosas claras y por el momento, no sabemos por cuanto, ha decidido mantenerle el 'luto' a Marta. Aunque, por el brillito de sus ojos y por la presión de todo el mundo todo apunta a que en muy breve espacio de tiempo, el maño volverá a estar sentado en una silla de pretendiente. De momento, tendremos que esperar a ver lo que pasa en sus respectivas citas.