Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio a Carmen: "Quiero controlarme, pero me dan ganas de decirte que te vayas"

Antonio afirmó que desconfiaba de Carmen más que nunca debido al pasotismo de la pretendienta. Estas palabras enfadaron tanto a la extremeña que no dudó en amenazar al tronista con marcharse. Tras una discusión en la que ambos recularon, las aguas volvieron a su cauce, pero el apasionado beso de Antonio y Luz volvió a despertar algunos sentimientos contradictorios en ellos.
Antonio vio a Tamara gesticular mientras Carmen hablaba y quiso saber por qué lo había hecho. La colaboradora le contestó que no se creía a la extremeña: "Antonio, no le gustas nada". Estas simples palabras provocaron una discusión entre Antonio y Carmen, ya que el torero era de la misma la opinión que la colaboradora. Carmen no pensó, solo reaccionó: "¿A estas alturas vas a dudar de mí? Pues me largo, así de claro, ya verás como así no vas a tener dudas". El tronista no entendió esta actitud y le aseguró que se podía marchar, pero sabiendo que lo dejaría herido.
 
La raíz de esta trifulca era la cita de 24 horas que Antonio quería tener con Luz : según Carmen, Antonio se la había 'regalado' a Luz y según Antonio, la reacción de Carmen había sido excesiva. La extremeña no era capaz de entenderlo y los celos, junto con la desconfianza de su tronista, terminaron de sacarla de sus casillas. El tronista tampoco comprendía el motivo de esta reacción por lo que no dudó en soltarle: "Quiero intentar controlarme pero cuando me dices que te largas me dan ganas de decirte que te vayas". La pretendienta, ofendida, le contestó: "No me da la gana que juegues conmigo".
 
La discusión continuó, ninguno de los dos conseguía comprender la actitud del otro. Finalmente, Carmen pedía disculpas: "Lo siento, ha sido por rabia e impotencia".  Sin embargo, Antonio volvió a despertar su ira al transmitirle que sólo decía lo que sentía. Ella se sintió vendida: "Me has dejado con el culo al aire", pero Antonio quiso dejarle claro que si estaba ahí era porque "Me gustas".  
 
Luz , que hasta el momento había permanecido callada, opinó que . El tronista asintió y añadió que si se sintió mal había sido precisamente por la repercusión que pudiera tener el beso en su relación con la extremeña. Carmen justificó su pasividad asegurando que no iba a llorar con cada beso que se dieran: "Ya estoy curada de espanto", dijo. lo que le había molestado a Antonio era que Carmen hubiera permanecido impasible ante el beso
 
La situación estaba bastante tensa, por eso Miriam quiso aconsejar al tronista y de paso poner una nota de humor en el ambiente: "Deja ese pene enorme que tienes en la cabeza, porque de verdad te lo digo: no eres enamoradizo, eres conejero". Lo que quería decir la asesora del amor era que como buen torero, al chico le gustaban demasiado las mujeres y por eso tenía las dudas que tenía.
 
 
Con el ambiente más relajado, Emma dio paso a la tercera parte de la cita de Antonio y Luz, donde el románticismo empañaba el ambiente. Una cosa llevó a la otra y tronista y pretendienta se fundieron en un sinfín de besos que parecía no terminar. Las reacciones ante estas imágenes fueron variadas, pero más que enfados hubo celos y dolor. Raquel comentó que era normal que se besaran ya que su relación estaba muy avanzada pero no perdía la esperanza de que a ella le sucediera lo mismo. Vanesa, por su parte, estaba dolida pero también dispuesta a luchar para alcanzar a Luz.
 
Para terminar, Carmen simplemente dijo: "No me sorprende, me lo esperaba y lo voy superando", y advirtió a los presentes de que en su cita de 24 horas no se iba a cortar un pelo y la iba a aprovechar al máximo, pesase a quien pesase. ¿Se tomará Carmen la revancha y de los besos pasará a mayores?