Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio a Luz: "Si te vas tú, no se yo... No quiero que te vayas"

En la segunda cita de Antonio y Luz, las cosas no salieron como ellos esperaban. El tronista prácticamente se declaró a la pretendienta, pero ella no se dio cuenta de eso hasta que no vio el encuentro en plató. Fue entonces cuando se dio cuenta de que su actitud no había sido la correcta, por eso, mientras volvía a casa en el tren escribió una carta en la que plamó todos sus sentimientos y que quiso leer a Antonio para demostrarle que estaba muy interesada en él y que estaba dispuesta a todo por salir cogida de su mano.
Después de su tercera cita con Antonio, Luz se quedó bastante tocada. La pretendienta se dio cuenta al ver su encuentro con el tronista que había estado muy fría y distante sin que esa fuera su intención. Tan mal se marchó del programa, que mientras volvía a su casa en tren, se dispuso a escribir lo que sentía en ese momento. Aunque, al principio, Luz no quería leer su carta delante de todos, al final, y viendo que no le salían las palabras a causa de los nervios, lo hizo.
La carta decía: "Tengo y siento el estómago alborotado con emociones y sentimientos que, en estos momentos, me son difíciles de expresar con palabras, pues no las encuentro. Necesitaba un poco de tranquilidad para reflexionar sobre lo ocurrido en nuestra última cita, o más bien sobre lo que he visto de ésta. Reconozco, se lo dije a Virginia, que yo misma al verme me he apreciado un tanto impasible ante tu declaración. En su momento no entendí tu reacción, ahora sí. Uff, Antonio, no sé cómo expresar lo que siento. Yo soy de las que se toman las emociones muy en serio, y el hecho de que se cuestione eso precisamente me pone triste, aunque no es tan importante porque el tiempo pone cada cosa en su lugar".
Y continuaba: "Entiendo que hayas sopesado el hecho de abandonar el trono porque a mí se me ha pasado esa idea por la cabeza, pero me he dado cuenta que son mis miedos a mostrar mis sentimientos, a desnudarme de nuevo en tal aspecto, lo que me hecha para atrás. Y bueno, en esta vida, el que no arriesga no gana. Yo he arriesgado alguna que otra vez y si tú estás dispuesto, me dispongo a arriesgar contigo con todas las consecuencias. No soy perfecta ni quiero serlo, tengo muchas virtudes y también otros tantos defectos, soy romántica como tú y me he dado cuenta de que sí tengo miedo a enamorarme. Deseo quitarme esos miedos pues opino que el amor es maravilloso e indispensable. Con ganas de volver a verte y de sentirte más cerca. Hasta la próxima, con afecto".
El final de esta bonita declaración fue un largo abrazo entre Luz y Antonio, mientras el público aplaudía y se ponía en pie. El tronista agradeció muchísimo estas palabras: "Ha sido una sorpresa muy grata para mí, porque yo venía con las ideas muy claras, quería mostrarme de distinta forma, ser yo el seductor y no que me sedujeran a mí. Pero es que Luz me coge y me seduce y me vuelve loco".
A Emma le había encantado la carta, pero al principio, pensaba que esa carta era de despedida. Luz le aseguró que si en algún momento se le pasaba por la cabeza marcharse, se lo diría a Antonio. El tronista, al oír esto, no se calló: "Yo no quiero que te vayas. Si te vas tú, no se yo... No quiero que te vayas". La carta había sido preciosa, aunque al resto de pretendientas de Antonio, seguramente no les hubiera gustado nada ver la situación que se había creado. La más afectada era María, quien aseguró que lo sucedido le había sentado 'como una patada en el trasero', aunque aseguró: "Me duele verlo así con ella, pero yo pienso luchar".